jueves. 18.04.2024

En los Estados Unidos, existe un movimiento conocido como FIRE, que representa Independencia Financiera, Retiro Temprano, pero bien podría significar "fuego" por cómo puede quemar ser parte de ese estilo de vida.

Gwendolyn Merz, ahora de 33 años, revela que a los 27 ya había ahorrado 200.000 dólares, lo cual afectó profundamente su vida social, su carrera e incluso su vida amorosa debido al estilo de vida frugal y austero que llevaba.

"Descubrí FIRE en mi tercer año de universidad y comencé a practicarlo cuando comencé a trabajar, 18 meses después", comparte Gwen. Aunque la idea de ahorrar mucho y retirarse temprano parecía atractiva, quienes la persuadieron "nunca mencionaron realmente qué porcentaje estaban ahorrando. Era un tanto engañoso para las personas que querían adoptar ese estilo de vida, porque es mucho más fácil ahorrar porcentajes altos cuando también generas una gran cantidad de ingresos".

Inicialmente ganando 65.000 dólares, Gwen llegó a ahorrar el 75% de sus ingresos, algo que eventualmente afectó su calidad de vida. "No podía permitirme ningún lujo a los 22 años: no iba a conciertos, ni a lugares de entretenimiento pagados, ni viajaba... Invitaba a amigos a jugar juegos de mesa o pasábamos el tiempo en actividades de bajo costo como hogueras en el patio trasero o frisbee golf", explica.

Esta mentalidad de ahorro también impactó en su vida amorosa, ya que muchos potenciales compañeros la percibían como "tacaña y controladora". Asimismo, tuvo repercusiones en su carrera, al evitar actividades sociales con colegas y perder oportunidades de promoción.

Viviendo en un espacio compartido y diminuto, aunque podría haber pagado un alquiler por sí misma, Gwen se sentía miserable y estresada todo el tiempo. A los 27 años, decidió reducir su tasa de ahorro al 10% de sus ingresos, aproximadamente, y ahora aconseja centrarse en lo que realmente es importante y ahorrar en todo lo demás.

Ahorró 20.000 dólares en 5 años a cambio de prescindir de su vida social