lunes. 27.06.2022

En el Día Internacional de la Justicia Social, la ONU nos invita a reafirmar el compromiso de toda la sociedad “promoviendo el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos, con sistemas económicos basados en los principios de la justicia, la equidad, la democracia, la participación, la transparencia, la rendición de cuentas y la inclusión.

Desde la Asociación Andaluza de Barrios Ignorados (AABI) nos sumamos a esta iniciativa poniendo el foco en la pobreza estructural en la que viven cerca de 1 millón de personas en 95 barrios de Andalucía.

Desde la AABI volvemos a reclamar un cambio en la manera de actuar en nuestros barrios.

  •   Ver con normalidad en Andalucía las altas tasas de desempleo y precariedad laboral, el fracaso escolar, el sufrimiento de miles de familias, los altos índices de desigualdad y pobreza, etc. nos lleva a preguntarnos ¿Hemos renunciado como sociedad a la Justicia social?

  •   Las distintas administraciones invierten en campañas de publicidad sobre sus intervenciones en los barrios desfavorecidos, dando la impresión de “normalidad”. La realidad demuestra que la pobreza va a más. ¿Cuántos barrios vulnerables son necesarios para reconocer este fracaso?

  •   En muchos barrios los servicios públicos pasan a ser servicios marginales, dejando de esta manera de ser motor de cambio, provocando el abandono de los/as profesionales que desarrollan su trabajo en ellos. Si la educación, el empleo, las políticas de vivienda, etc. fracasan, damos lugar a la exclusión social. ¿Cuántas familias se tienen que ver afectadas para que se reconozca que no tienen garantizados todos sus derechos?

  •   Cada vez nos encontramos a más colectivos con pocos recursos y miradas fragmentadas interviniendo en nuestros barrios sin un plan integral que coordine todas sus actuaciones. Este modo de proceder consolida la pobreza y exclusión. ¿Para cuándo una evaluación rigurosa sobre este modo de intervenir en los barrios?

  •   Es importante conocer para actuar. En los últimos años son muchos los estudios e investigaciones que se realizan para comprender la complejidad de los procesos de exclusión social. A pesar de este conocimiento el estigma de barrio marginal se refuerza. ¿No estaremos confundiendo el fin con los medios con este tipo de actuaciones?

  •   La gran mayoría de la vecindad han perdido la esperanza del cambio, está resignada a vivir en las periferias. Se vive con dolor, sufrimiento y miedo las duras realidades del día a día: compraventa irregular de viviendas, degradación urbanística, falta de empleo y de recursos en general, estigma social, etc. ¿Cuál es el límite de la impunidad?

  •   Si las distintas administraciones se blindan y se cierran al diálogo y coordinación entre ellas y con el resto de la sociedad ¿Dónde quedan los principios de la justicia, la equidad, la democracia, la participación, la transparencia, la rendición de cuentas y la inclusión?

    Ante esta realidad desde la AABI afirmamos rotundamente que la pobreza y la exclusión social se pueden erradicar. Los ayuntamientos andaluces, la Junta de Andalucía y el estado central tienen que ir a la raíz de los problemas y apostar por la justicia social.

    Nuestra mirada, nuestro posicionamiento, el modo de actuar ante esta realidad puede perpetuarla o en cambio ayudar a transformarla. Invitamos a todos nuestros vecinos y vecinas y al resto de con- ciudadanos a unirse y trabajar por el bien común.

    Di no a la pobreza, di si a la justicia social.

20 de febrero: Día Internacional de la Justicia Social: "Di no a la pobreza"
Comentarios