domingo. 14.07.2024

Las Universidades Públicas de Andalucía han expresado su firme rechazo a la estrategia de privatización del sistema universitario andaluz implementada por la Junta de Andalucía. La reciente autorización para establecer una universidad privada con sede en Madrid en la comunidad autónoma marca una nueva y alarmante fase en esta estrategia de privatización de la educación superior en Andalucía.

La trayectoria política sobre esta cuestión es clara. Con el actual gobierno autonómico, el número de universidades privadas ha pasado de una a cinco en solo dos años. A estas se suma ahora una sexta entidad privada, la Universidad Pontificia Comillas, que impartirá el Grado de Enfermería en el Centro Universitario de Ciencias de la Salud San Juan de Dios de Bormujos (Sevilla).

Esta nueva vía para la privatización exprés del sistema universitario andaluz sienta un preocupante precedente. Podría llevar a que los centros adscritos actualmente sujetos a la legislación y control del sistema universitario público andaluz se conviertan en meras franquicias de universidades privadas ajenas a la comunidad autónoma. En definitiva, es una forma de que lleguen nuevas universidades privadas sin pasar por el preceptivo control del Parlamento de Andalucía.

Además, esta propuesta responde a una política de hechos consumados, ya que la decisión se comunicó a las Universidades Públicas solo días antes de la sesión de la Comisión Académica del Consejo Andaluz de Universidades (CAU), donde se analizará la propuesta de Acuerdo del Consejo de Gobierno. Sin embargo, se ha conocido por el expediente que la Universidad Pontificia Comillas cursó la solicitud de autorización en marzo.

Las Universidades Públicas de Andalucía han anticipado su voto en contra en el informe preceptivo que emitirá la Comisión Académica del CAU mañana martes. Este voto es contra la competencia desleal y los privilegios otorgados a las universidades privadas, y a favor de la igualdad de oportunidades, la calidad de la enseñanza pública y la sociedad del conocimiento.

Las universidades andaluzas se unen en contra de la privatización universitaria