jueves. 18.04.2024

Encabezados por el rector, Manuel Torralbo Rodríguez, equipo de gobierno, profesorado y personal de administración y servicios de la Universidad de Córdoba han realizado un paro de 5 minutos, a las 12 de la mañana, en la puerta del Rectorado y de los distintos centros de la UCO, con motivo del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres. Durante la concentración, Eulalio Fernández Sánchez, gerente de la Universidad de Córdoba; Juana Lendínez Robajo, jefa de sección de Datos y Estadística; y Cristina Macho, integrante del Consejo de Estudiantes, han leído el manifiesto institucional elaborado por la Red de Unidades de Igualdad de Género de las Universidades Españolas para la Excelencia Académica (RUIGEU), de la que forma parte la Universidad de Córdoba.    

En el manifiesto de la RUIGEU, las universidades han recordado que "la prevalencia de las violencias es cada vez más preocupante, tal y como recoge la reciente Encuesta Europea de Violencia de Género (EEVG) con datos de 2022, que señala cifras extremadamente alarmantes de prevalencia de las violencias patriarcales, aunque también dibuja un contexto positivo en relación con el mayor conocimiento y reconocimiento de estas violencias por parte de las mujeres más jóvenes". 

El manifiesto destaca que en "las aportaciones del Proyecto Europeo UNISAFE, para acabar con las violencias de género en la Académica, concluyen que la principal razón por la que no se denuncian agresiones machistas en el contexto universitario es porque, en muchas ocasiones, la víctima duda de la gravedad de lo sufrido, duda de si será creída, duda de si habrá una respuesta para lo vivido. Es importante no normalizar ni naturalizar las violencias sufridas, es importante que también en las universidades avancemos hacia la visibilización de todas y cada una de las violencias machistas que se ejercen en su seno".  

La RUIGEI alerta sobre la aparición de "nuevos modos de misoginia, tales como el gendertrolling de las "turbas digitales" en el universo online. En este contexto, sobresalen nuevos actores políticos, como la "manosfera", alentados por movimientos trasnacionales que promueven actitudes y perspectivas misóginas y antifeministas. Su influencia en la formación de opiniones y la propagación de ideas políticas extremistas, están modelando imaginarios y conductas desde edades tempranas. Un claro ejemplo de ello es el llamado "caso Almedralejo", que puso en evidencia la violencia machista digital ejercida por un grupo de chicos menores de edad sobre más de veinte niñas y adolescentes, cuya imagen fue utilizada para crear pornografía mediante inteligencia artificial". 

Las universidades españolas recuerdan que la violencia de género es una violación de los derechos humanos y que, por eso, "este mes es importante también mostrar nuestra solidaridad con las niñas y mujeres de todo el mundo que están sufriendo restricciones de sus derechos y a ser libres e iguales. Hoy, en Palestina, Ucrania, Irán, Afganistán y otros muchos lugares del mundo". 

La Universidad de Córdoba se manifiesta contra la violencia machista