jueves. 18.04.2024

La consejera de Desarrollo Educativo y Formación Profesional, Patricia del Pozo, ha destacado la labor “fundamental” de asesoramiento, supervisión y orientación en la comunidad educativa de los inspectores, dado que se trata de uno de los colectivos que trabaja de manera colaborativa con los centros y equipos directivos, lo que les permite aportar una visión técnica y especializada de conjunto del sistema educativo. Así lo ha indicado la consejera en la apertura de la Jornada la Inspección Educativa: 175 años al servicio de la Educación.

En su intervención, Patricia del Pozo, que ha definido al cuerpo de inspectores como “un órgano de alta cualificación”, ha afirmado que tienen un papel estratégico en el buen funcionamiento del sistema, “gracias a su capacidad de promover mejoras y de anticiparse a los problemas que puedan surgir como resultado de la experiencia profesional acumulada”.

La titular de Desarrollo Educativo y Formación Profesional ha señalado también que los inspectores tienen “una importante misión” que es garantizar el ejercicio del derecho a la educación de todos los ciudadanos en condiciones de igualdad, “por tanto la función de este colectivo es social antes que administrativa”.  Además, ha animado a poner en el centro de su actividad al alumnado, “que es el tesoro más grande que posee el ámbito educativo”.

Del Pozo ha puesto en valor el trabajo desarrollado por los inspectores para la mejora de la calidad del sistema, para potenciar la función directiva y su capacidad de liderazgo, para reforzar la autoridad docente y para detectar e impulsar la divulgación de las buenas prácticas desarrolladas y acreditadas en los centros docentes, servicios, programas y actividades del sistema educativo.

Igualmente, la consejera ha señalado que desde su departamento se sigue trabajando para poner “a vuestra disposición” recursos suficientes, normas actualizadas y mejores condiciones. De esta manera, ha hecho mención a que ya está en vigor la nueva orden de Bolsas de Inspección que introduce como principales novedades la incorporación de la formación permanente y la experiencia en la función inspectora como otros elementos a tener en consideración de cara a configurar las bolsas de inspectores accidentales. Así, frente a la Orden anterior que ordenaba la Bolsa exclusivamente por nota de oposición, la nueva Orden sigue primando la nota de oposición, con una ponderación del 60%, pero otorga un 30% al tiempo de servicio en la función inspectora y el 10% restante a la formación permanente.

Por otro lado, se ha incorporado un procedimiento anual de provisión de puestos en la inspección educativa, permitiendo que los funcionarios de carrera del Cuerpo de Inspectores puedan ejercer una movilidad real en caso de obtener una comisión de servicios, y facilita que los inspectores accidentales puedan modificar sus peticiones de provincias con carácter anual sin tener que esperar al siguiente procedimiento selectivo. 

Esta medida se enmarca en una actuación conjunta de mejoras en el cuerpo de inspectores de educación de Andalucía, que en estos momentos está celebrando unas oposiciones donde se están seleccionando a 25 nuevos inspectores por oposición, y se han convocado otras 3 plazas por el turno de méritos de directores evaluados positivamente durante 3 mandatos. En septiembre de 2024 se incorporarán a los servicios de inspección 28 nuevos funcionarios en prácticas. A partir de ese momento, el Cuerpo de Inspectores de Educación será el primer cuerpo docente con toda su plantilla estabilizada al 100%.

Al acto también han asistido inspectores ya jubilados y los actualmente en activo, a los que ya se suman los nuevos inspectores de la última promoción. 

La labor fundamental de los inspectores para el buen funcionamiento del sistema educativo