martes 17/5/22

"La escuela tiene que ser la primera en abrir y la última en cerrar durante la pandemia", ha afirmado Isabel Celaá, la ministra de Educación, y ha pedido que lo segundo solo ocurra cuando así lo indiquen las autoridades sanitarias. A su vez, en una entrevista en RNE, ha asegurado que "mientras no haya una transmisión descontrolada, el colegio tiene que seguir abierto".

La titular de Educación argumenta que "las desigualdades se han exacerbado durante el cierre de las escuelas". Por ello, ha destacado que "los beneficios de la presencialidad son insustituibles" y que han trabajado para construir un "pasillo seguro" para volver a las aulas.

"Quiero decirles a las familia que lleven con confianza a sus hijos a los centros educativos, porque los niños tienen que aprender a convivir con sus iguales (...). Los beneficios de la escuela son muy superiores a los eventuales riesgos que pudieramos encontrarnos en el camino y que quisieramos, desde luego, eliminar o reducir", ha manifestado.

 

Ajustes ante un agosto inesperado

Ante la sensación de incertidumbre que viven padres y docentes por el inicio del curso escolar, que parece retrasarse de forma improvisada en algunos territorios, la ministra ha reconocido que pese a que aprobaron en junio la guía para que las comunidades autónomas pudieran preparar la vuelta al colegio en julio, "agosto no hay ido como nos hubiera gustado a todos que hubiese ido" y "ha habido que hacer algunos ajustes".

"Estamos trabajando mucho desde marzo", construyendo un "pasillo seguro", aunque "no hay riesgo cero ni dentro ni fuera de la escuela", ha opinado Celaá, que dice sentirse "absolutamente solidaria con la preocupación de las familias", a las que pide tranquilidad y recuerda que en todos los países del entorno europeo se viven situaciones semejantes.

Añade que hay que deslindar la tarea con "ese ruido ambiental que hace que el mensaje a las familias vaya un poco emborronado".

 

Refuerzo ante la pérdida del curso pasado

Ante la interrupción "abrupta" del curso pasado, que en marzo se volvió virtual para todos los alumnos sin previo aviso y hasta el final, la ministra ha explicado que trabajan en medidas educativas para que, no solamente se pueda seguir el curso 2000-2021, sino que también puedan reforzar sus conocimientos con contenidos educativos que pudieron perder en el último trimestre del curso pasado

"El curso se está preparando con todo esmero", ha dicho, al tiempo que ha explicado que la guía elaborada en junio sobre la vuelta a las aulas es dinámica y tendrá cambios "seguro". "Queremos la mayor presencialidad, porque hemos observado que esta, en infantil y primaria, es imprescindible". Y la evidencia científica muestra que los niños no son los "supercontagiadores" que se pensaba, justifica.

Educación tiene en marcha un plan de Formación Profesional dotado con 1.500 millones de euros para los próximos cuatro años que va a abrir este curso 60.000 nuevas plazas en España. "Cuando la marea se retire veremos los restos del naugragio, y es muy importante que tengamos alumnado formado", ha asegurado la ministra.

A nivel personal, la ministra ha reconocido que ha vivido situaciones difíciles durante la pandemia. Su madre falleció en Bilbao y no pudo ir a verla por estar confinada en Madrid. "Esto le ha pasado a tantos y tantas españolas, a nivel personal afecta bastante", ha confesado.

Isabel Celaá pide confianza para volver a las aulas: "Estamos trabajando mucho desde...
Comentarios