martes. 16.08.2022

Las ventajas de opositar en la UE: altos sueldos y poca competencia

Alumnos en clase de formación. Fuente: Europa Press
Alumnos del grupo educativo de formación abierta en España MasterD. Fuente: Europa Press

Opositar para una plaza en el cuerpo de funcionarios de la Unión Europea es una buena oportunidad para los profesionales, tanto en las condiciones salariales como en las laborales, y, pese a ello, menos del 1% de estudiantes matriculados en formaciones para preparar oposiciones optan por ello.

Así lo aseguran desde el grupo educativo de formación abierta en España MasterD, que atribuyen ese bajo porcentaje de opositores interesados en la UE a la falta de disponibilidad para desplazarse por Europa para obtener un puesto de trabajo.

A pesar de ello, el experto en Unión Europea y profesor de MasterD, Javier Plo, ha destacado que "ser funcionario europeo conlleva una gran responsabilidad y eso se ve reflejado en los elevados sueldos que perciben los Administradores y Asistentes de la UE".

Según los datos facilitados por la empresa de formación, un funcionario Administrador de grado 5 (AD 5) en el perfil generalista, tiene un salario base de unos 4.400 euros si accede al escalón 1. Si está casado, con un hijo escolarizado y de nacionalidad española su sueldo mensual será de unos 5.700 euros.

En este sentido, ha resaltado que pertenecer a alguna de las instituciones europeas no solo implica recibir un "buen" sueldo, sino que, además, facilita al empleado y a su familia el traslado e instalación en su lugar de destino, y también un plan de carrera profesional con el objetivo de "cubrir las expectativas del propio funcionario". "Una vez empiezas tu carrera como funcionario de la UE, puedes llegar a donde quieras. El único límite es el que te pones tú mismo", ha concluido.

Por otro lado, la experta en Derecho Internacional público y relaciones internacionales y profesora de la Universidad de Zaragoza, Paula Cisneros, ha definido este tipo de oposiciones como un reto profesional "extremadamente interesante" que puede "aportar mucho" en el ámbito personal.

Además, ha puesto en valor que los procesos de selección no exigen la memorización de numerosas lecciones, como ocurre en el "obsoleto modelo español", por lo que, en sus palabras, "facilitan que se elija a los candidatos por sus competencias para desempeñar el trabajo".

Muchas posibilidades

Según los datos recopilados por MasterD, en los últimos años se han convocado más de 5.000 plazas de diversos perfiles, dando cabida a profesionales de ámbitos de la administración, comunicación, tecnologías de la información y la comunicación (TIC), auditoria y finanzas, relaciones exteriores, derecho europeo, asistentes-secretarios, o traducción e intérpretes.

La ratio de las oposiciones "depende mucho de los perfiles", y está en torno a los 140 alumnos presentados por plaza en los perfiles más generales (administración) y entre los 10 y 80 en los perfiles más específicos (asistentes o técnicos de laboratorio), abriéndose, de esta manera, un "amplio abanico de posibilidades", según MasterD.

Requisitos para opositar para la UE

Los requisitos para trabajar en Europa implican tener una diploma o grado universitario en el caso de los Administradores Generalistas --no siendo necesaria experiencia en este caso-- y bachiller junto con experiencia profesional en el caso de los asistentes. Además, es necesario conocer una lengua oficial, al margen de la lengua materna, con un nivel B2, aunque no se exige titulación.

Por otro lado, si bien estas oposiciones no requieren memorizar temarios, su acceso al puesto de trabajo no es sencillo, ya que la competencia en la UE es alta. Aún así, la preparación "es mucho más accesible que en otros procesos", según indica el grupo de formación.

La Oficina Europea de Selección de Personal (EPSO, por sus siglas en inglés) establece tres pruebas eliminatorias en cada convocatoria: psicotécnica tipo test, con la que evaluar el razonamiento abstracto, verbal y numérico; la denominada 'e-tray', donde el candidato recibe decenas de correos electrónicos y tiene un tiempo límite para procesarlos y responder posteriormente a unas preguntas; y por último, la 'gymkana' de entrevistas en un 'assessment center' de Bruselas donde se evalúa la capacidad del candidato de tomar decisiones en tiempo real.

Las ventajas de opositar en la UE: altos sueldos y poca competencia
Comentarios