viernes. 01.03.2024

Un curso más, comienza la escolarización en Córdoba bajo la sombra de posibles cierres de aulas. En concreto, el sindicato Ustea denuncia que en Andalucía hay “amenaza de supresión de más de 300 clases públicas”, mientras que en Córdoba hay “al menos 40 aulas en riesgo“.

A esto hay que sumar el “148 aulas ya suprimidas en nuestra provincia en los tres últimos cursos (del 2019/2020 al 2021/2022) mientras que, en Andalucía, hay 1.457 clases suprimidas en la última legislatura”, critica el sindicato, que destaca que desde la llegada al Gobierno del andaluz Juanma Moreno , “el recorte en las aulas públicas sería cercano a las 2.000, frente al avance de la enseñanza privada concertada”.

Según Ustea, en Córdoba se ofrece este curso “2.000 plazas menos que el año pasado para la escolarización, lo que traducido en clases corresponde a un recorte de más de 80 unidades”, esto, según “fuentes de la misma Delegación Territorial”.

Según la Delegación, esta reducción de plazas es “un traslado de alumnos de la educación obligatoria a la FP”, pero el sindicato destaca que no se trata de una apuesta por estas enseñanzas, ya que “no se aumenta el número de plazas y los ciclos más demandados están llenos de los mejores archivos”. Por ello, “gran parte del alumnado se ve obligado a continuar sus estudios en academias y centros pertenecientes a empresas privadas que han conseguido un concierto en sus estudios”.

En pleno proceso de escolarización, el corte en la oferta de plazas públicas a priori “provoca un efecto disuasorio en las familias que, temiendo no obtener plaza en el centro deseado, optan por solicitar la matrícula en otros no afectados por las bajas”.

Estos cortes -según Ustea- se extienden por toda la provincia en núcleos de Córdoba capital, Puente Genil, Priego de Córdoba, Pozoblanco, La Rambla, Palma del Río, Lucena, Adamuz y “un largo etcétera que hace incomprensible el anuncio de la Diputación en que niega la posibilidad de supresiones”.

---

La organización gremial explica que la Delegación de Educación “planifica a la baja”, es decir, “el menor número de clases posible en cada centro y la ratio máxima que permite la normativa en cada grupo: 25 en Primaria, 30 en Secundaria y 35 en Bachillerato”. ”.

“Hay varios casos en los que se suprimen unidades que ya existen, quedando las clases del próximo curso con ratios superiores a lo legal, o aulas mixtas en las que solo se permite ofertar el número mínimo para que no se duplique y aumente el aula. la cantidad de unidades”, aseguran desde Ustea.

En los últimos años, el sindicato explica que la mayoría de las supresiones han sido de clases de niño de 3 años, lo que se traduce paulatinamente en la eliminación de grupos de cursos superiores a medida que los alumnos van pasando por etapas. “Es habitual que en cursos sucesivos se repita la oferta con una unidad menos en niños de 3 años y estos centros se queden con una línea menos para siempre”, apunta. “Incluso las eliminaciones en ESO han comenzado a ser importantes”, matiza.

Ustea también ha detectado que los cierres “masivos” están provocando la proliferación de llamadas “aulas mixtas”, en el que conviven alumnos de diferentes edades, tanto en Infantil como en Primaria, lo que hace que estos colegios sean “poco apetecibles para las familias y conlleve la amenaza real de que centros completos desaparezcan a medio plazo, como ya ha ocurrido en cursos anteriores”. “La amenaza es aún mayor en el mundo rural, ya que implica un deterioro de la calidad de la educación que afecta precisamente a las zonas más castigadas de la Andalucía vaciada”, asevera Ustea.

La organización gremial señala que “no se trata solo de números: son docentes que trabajan con ratios máximos, alumnos que merecen una atención educativa con la mayor calidad posible, son alumnos con necesidades específicas de apoyo educativo que necesitan una atención individualizada y son familias que tienen derecho a que sus hijos e hijas asistan a la educación pública que es atendida y apoyada por la administración”.

Por ello, exige la recuperación de las unidades escolares suprimidas y una caída de la relaciónpromover asambleas y movilizaciones contra las represiones de la campaña “Bajada de Ratios” junto a grupos y organizaciones de la comunidad educativa.

Denuncian que en Córdoba hay al menos 40 aulas en riesgo de ser suprimidas por la Junta