viernes. 01.03.2024

La consejera de Desarrollo Educativo y Formación Profesional, Patricia del Pozo, ha destacado que el sistema educativo andaluz cuenta con un total de 1.022 unidades públicas más que en el 2018, en un periodo marcado por el descenso de la natalidad. Además, ha informado de que la escuela pública cuenta con más docentes que nunca. Así, en 2018 la plantilla estaba integrada por 101.357 y este curso por 108.499, es decir 7.000 maestros y profesores más con alrededor de 70.000 alumnos menos en Infantil y Primaria en los últimos cuatro años. Para el curso que viene la previsión es un nuevo descenso de algo más de 17.000 estudiantes.

Estas cifras han permitido que “tengamos las ratios medias más bajas de la historia en las primeras etapas, por debajo de 20 alumnos en Infantil (19,42) y por debajo de 21 (20,39) en Educación Primaria, ha resaltado Del Pozo. En este sentido, ha señalado que la ratio andaluza está por debajo de comunidades similares como Madrid o Cataluña y en línea con la media de los países de la UE e inferior a Portugal o Francia.

Durante su intervención, la consejera ha explicado que el procedimiento de escolarización acaba de empezar y dura meses y, por tanto, el número de unidades se va ajustando a lo largo del proceso. “En estos momentos aún no sabemos cómo quedarán configurados definitivamente los centros”, ha señalado.

Patricia del Pozo ha dicho también que para el próximo curso 2023/24 la Consejería ha ofertado un total de 1.434.442 plazas sostenidas con fondos públicos de Educación Infantil (segundo ciclo), Primaria, Educación Especial, Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y Bachillerato. Para el alumnado de 3 años, que se incorpora por primera vez al sistema educativo, se ofertan 91.150 plazas de nuevo ingreso, 2.025 puestos más con respecto a este curso. Este incremento de plazas de tres años, en un contexto de bajada de la natalidad, tiene como objetivo favorecer que las familias puedan elegir plaza en el centro que deseen.

Andalucía cuenta con 1.022 aulas públicas más que en 2018 pese al descenso de natalidad