lunes. 22.04.2024

Un total de 8.219 alumnos con déficit de atención e hiperactividad (TDAH) recibieron ayudas en la convocatoria 2022-2023 de necesidades específicas de apoyo educativo asociado a discapacidad, trastorno grave de conducta o trastorno grave de la comunicación y el lenguaje.

Así lo ha manifestado el Gobierno en una respuesta parlamentaria, recogida por Europa Press, al ser preguntado por el partido Coalición Canaria si iba a incluir entre los beneficiaros de las becas educativas para el alumnado con necesidad específica de apoyo educativo a quienes, con un trastorno del neurodesarrollo acreditado científicamente, encuentran dificultades económicas a su desarrollo humano y formativo sin necesidad de tener discapacidad o trastorno de conducta.

El Ministerio de Educación, Formación Profesional y Deportes explica que las personas con TDHA pueden tener encaje en los colectivos de alumnos con necesidades específicas de apoyo educativo, particularmente en el colectivo de personas con discapacidad o trastorno grave de conducta, sin que, por lo tanto, sea preciso que el real decreto de becas y ayudas al estudio "les nombre de manera específica".

A partir de esta premisa, Educación señala que las personas con TDAH tienen acceso a la convocatoria anual de alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo, "siendo preciso que, al igual que cualquier otra persona solicitante, acrediten la pertenencia a alguno de los colectivos indicados en el real decreto y la necesidad específica de apoyo educativo en la forma que determina la convocatoria".

Así, en el caso de alumnado con discapacidad, la convocatoria de 2022-2023 requería que la acreditación se realice, con carácter general, mediante un certificado de discapacidad de al menos el 33%.

En el caso de alumnado con trastorno grave de conducta o de la comunicación y el lenguaje, con un certificado del equipo de valoración u orientación de un centro base del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso) u órgano correspondiente de la comunidad autónoma o certificado de un equipo de orientación educativa y psicopedagógica o del departamento de orientación dependiente de la administración educativa correspondiente. En el caso de alumnado con trastorno del espectro autista (TEA) se requiere, además, un certificado médico.

8.219 alumnos recibieron becas por discapacidad y trastorno grave de conducta