domingo. 14.07.2024

El coste de reducir la jornada laboral a 37,5 horas semanales afectará a unos sectores más que otros, de manera que las empresas dedicadas al comercio se llevarán la peor parte, ya que el impacto económico --tanto directo como indirecto-- ascenderá a 10.379 millones de euros al año, mientras que para la Administración Pública será solo de 15 millones de euros anuales.

Esto se debe, en parte, a que el sector del comercio es uno de los que más trabajadores cubiertos directamente por convenios colectivos tiene con jornadas semanales superiores a las 37,5 horas, concretamente, el 96,6%, mientras que en la Administración esta cifra se reduce al 4,6%, según se desprende del informe 'Impacto de la reducción de la jornada laboral' elaborado por Cepyme.

No obstante, actividades inmobiliarias (99,8%), hostelería (99,5%) y agroganadería (96,8%) son los sectores donde más trabajadores tuvieron jornadas mayores a las 37,5 horas semanales en 2022, el año utilizado como referencia a partir del que Cepyme ha elaborado el informe.

De igual manera, el estudio muestra que el sector del comercio es el que más horas debe recortar para alcanzar las 37,5 horas. Así, en este sector se deben reducir un total de 3,2 millones de horas.

En total, se deberían recortar 12,5 millones de horas en todas las ramas de actividad (2,8% del total) para alcanzar el comprometido del Gobierno de pasar de las 40 horas semanales actuales a las 37,5 horas para 2025.

13,5 MILLONES DE AFECTADOS Y CASI 12.000 MILLONES DE COSTES DIRECTOS

Del total de trabajadores cubiertos directamente por convenios colectivos con efectos económicos en 2022, el 75,8% de ellos se verían afectados al reducir el tiempo de trabajo a 37,5 horas, lo que supondría 8,8 millones de asalariados afectados por la medida.

Sin embargo, si se tiene en cuenta los 18 millones de asalariados que hay en España --independientemente de que estén cubiertos por convenio o no-- esta cifra ascendería a 13,5 millones, aproximadamente.

El coste total --directo e indirecto--, además, ascendería a más de 40.000 millones de euros anuales, tal y como adelantó hace unos días Cepyme, pero el impacto directo de reducir el tiempo de trabajo sin negociar con las empresas supondría 11.792 millones de euros anuales, debido al aumento de la remuneración por las horas que se dejarían de trabajar.

"Esto supondría subir 8 puntos el tipo general Impuesto de Sociedades que pagan las empresas", apuntan fuentes de Cepyme.

De nuevo, el sector del comercio sería el que más perjudicado saldría de esta situación, ya que el coste directo anual sería de 2.927 millones de euros al año, con una media de 1.456 euros por asalariado. En total, la media por asalariado tendría un coste directo de 1.013 millones de euros por asalariado al año.

Ante estas cifras, desde Cepyme han pedido al Gobierno "transitoriedad" para poder establecer la reducción de jornada laboral, que la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha asegurado que se realizará con o sin acuerdo con la patronal.

PROBLEMA "INEXISTENTE" QUE AFECTA SOLO AL 8% DE ASALARIADOS

Por otro lado, en el estudio de Cepyme se muestra que el 7,9% de los asalariados se encuentran afectados por una jornada laboral de 39,5 horas o más, lo que supone 925.000 trabajadores por cuenta ajena, y en alguna rama de actividad esta cifra solo representa el 2%, como en sanidad, manufacturas, sector energético, construcción o la administración pública.

Por ello, desde Cepyme han acusado al Gobierno de crear un problema "inexistente", ya que el porcentaje de trabajadores que están afectados por una jornada cercana a las 40 horas es muy pequeño.

Entre las ramas de actividad con jornadas de 39,5 horas o más y que resultarían más afectadas por llevar el tiempo de trabajo a 37,5 horas semanales, están información y comunicaciones, con un 21,1%, lo que equivale a 10.900 personas; transporte y almacenamiento (19% o 87.900 personas); comercio (17,5% o 351.900 afectados) y hostelería (15,1% o 208.100 personas).

Desde Cepyme, avisan de que las empresas que no han podido reducir la jornada es porque los agentes sociales de las mesas de negociación colectivas han acordado que "no se podía hacer", ya que hay sectores que requieren de una "amplia presencialidad", como el sector de la seguridad.

JORNADA MEDIA PACTADA DE 38,3 HORAS EN 2023

Por otro lado, la patronal de la pequeña y media empresa recuerda que la jornada laboral ha experimentado una tendencia a la baja en los últimos 20 años gracias a la laboral realizada por sindicatos y patronal en las distintas mesas de negociación, pasando de las 40,4 horas por semana en 1983 a las 38,3 horas en 2023.

En el caso de los convenios de ámbito de empresa, la reducción ha sido más marcada, bajando de 40 horas a la semana en 1983 hasta 37,2 horas en 2003, que fue la misma que en 2023.

Por ello, desde Cepyme han insistido en dejar a los agentes sociales trabajar en las mesas de negociación y tener en cuenta la productividad y rentabilidad a la hora de reducir el tiempo de trabajo.

Así, recuerda que en el primer trimestre del año la productividad de las pymes ha caído en tasa interanual por quinto trimestre consecutivo, hasta situarse por debajo del 3,3% respecto al mismo trimestre del año previo, por lo que avisa de que las pequeñas y medianas empresas serían las más afectadas por esta disminución del tiempo de trabajo.

Reducir la jornada a 37,5 horas costará 10.379 millones anuales al comercio