martes. 25.06.2024

El precio medio de los carburantes ha mantenido esta semana su tendencia a la baja iniciada este mes de mayo, después de la espiral alcista registrada en los primeros cuatro meses de 2024, y, en el caso del diésel ha encadenado su quinto descenso, acercándose a los mínimos del año.

En concreto, el precio medio del litro de diésel se ha abaratado un 0,73% con respecto a la pasada semana, para situarse en los 1,484 euros, su nivel más bajo desde la segunda semana de enero, cuando marcó su precio mínimo en 2024, según los últimos datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea recogidos por Europa Press.

Mientras, el precio medio del litro de gasolina, ha sumado su cuarta caída consecutiva, con un descenso del 0,54% frente a hace una semana, para situarse en los 1,648 euros, su nivel más bajo desde la primera semana de abril.

A pesar de estas caídas semanales, en lo que va año el precio del litro de gasolina acumula todavía un encarecimiento del 7,36%, aunque el gasóil se sitúa en niveles de principios de 2024.

El precio medio de ambos carburantes arrancó este ejercicio registrando sus primeras subidas en tres meses, después de acumular un descenso tras otro desde finales de septiembre que le llevó a despedir el año pasado instalado en niveles mínimos del ejercicio tras sumar un abaratamiento de casi el 15% en el caso de la gasolina, y de más del 13% para el diésel.

MÁS CARO EL DEPÓSITO DE GASOLINA Y DE DIÉSEL QUE EN 2023

Con los precios actuales, llenar un depósito medio de 55 litros de gasolina tiene un coste de unos 90,64 euros, 3,96 euros más que en las mismas fechas del año pasado, cuando ascendía a unos 86,68 euros y ya no existía el descuento de 20 céntimos por litro que estuvo vigente en gran parte de 2022.

Para los vehículos de diésel, llenar un depósito medio (55 litros) supone un desembolso actualmente de 81,62 euros, unos 4,13 euros más caro que en la misma semana de 2023, momento en el que el precio era de 77,49 euros.

POR ENCIMA DE ANTES DEL ESTALLIDO DE LA GUERRA DE UCRANIA

Los precios medios del litro de gasolina y del diésel se mantienen así una semana más por encima de los niveles en los que estaba antes del estallido de la invasión rusa de Ucrania, que comenzó el 24 de febrero de 2022, cuando era de 1,592 euros y 1,479 euros el litro, respectivamente.

Sin embargo, ambos carburantes continúan lejos de los máximos que registraron el verano de 2022, en julio, cuando la gasolina alcanzó los 2,141 euros y el gasóleo los 2,1 euros.

Igualmente, el diésel suma ya 66 semanas por debajo del precio de la gasolina. Se mantiene así en la situación habitual anterior a la invasión rusa de Ucrania, que provocó que el precio del gasoil fuese más caro que el de la gasolina de forma continuada desde agosto de 2022 hasta mediados de febrero de 2023, cuando se rompió la dinámica.

El precio de los carburantes depende de múltiples factores, como su cotización específica (independiente de la del petróleo), la evolución del crudo, los impuestos, el coste de la materia prima y de la logística y los márgenes brutos. Además, la evolución en la cotización del crudo no se traslada directamente a los precios de los carburantes, sino que lo hace con un decalaje temporal.

LOS PRECIOS EN ESPAÑA, MÁS BARATOS QUE LA MEDIA EUROPEA

Con estos niveles, el precio de la gasolina sin plomo de 95 se mantiene en España por debajo de la media de la Unión Europea, situada en 1,758 euros el litro, y de la eurozona, con un precio medio de 1,807 euros.

En el caso del diésel, el precio en España también es inferior al de la media de la UE, que es de 1,610 euros, y de la zona euro, donde marca un precio de 1,630 euros.

El precio del diésel cae por quinta semana y se acerca a los mínimos del año