martes 24/5/22

Carlos San Juan consigue que el Ministerio de Economía y el Banco de España le contacten

  • Desde el Ministerio de Economía y el Banco de España llaman a Carlos San Juan, autor de la campaña 'Soy mayor, no idiota'
  • La campaña, que lleva 400.000 firmas, reclama que los bancos den una mejor atención a las personas mayores
  • Los mayores denuncian que no pueden hacer sus gestiones en ventanilla como han hecho toda la vida
Carlos San Juan. Fuente: Twitter @PlataformaPMP
Carlos San Juan. Fuente: Twitter @PlataformaPMP

El Ministerio de Economía y el Banco de España se han puesto en contacto con Carlos San Juan, un hombre de 70 años y promotor de la campaña "Soy mayor, no idiota", que denuncia la exclusión financiera de los mayores.

Contra esa exclusión de los mayores, Carlos San Juan inició una recogida de firmas que ya acumula más de 400.000. Él solo quiere con su campaña 'Soy mayor, no idiota', que las entidades bancarias ofrezcan una mejor atención a las personas mayores, que muchas veces se sienten impotentes porque cada vez en más frecuente hacer todos los procedimientos bancarios online.

Ha sido el secretario general del Tesoro quien ha llamado a este hombre para solicitarle mantener un encuentro. Carlos San Juan dice que es un orgullo que un responsable político se ponga en contacto con él. El jueves tendrá una entrevista telefónica con el Gobernador del Banco de España.

Usar el cajero automático: un desafío para los mayores

San Juan asegura que va a seguir adelante con su campaña porque son muchos los mayores que se sienten excluidos, pues la relación entre sus cartillas y el cajero es algo que escapa a su compresión, pero, sin embargo, no es algo que dejar en el olvido cuando, por usar ventanilla, cobran una comisión, a diferencia de la gratuidad de los cajeros.

Esta es la invisible realidad de muchos de nuestros mayores, que tantas veces necesitan de ayuda para no equivocarse, pues temen manejar mal su dinero.

Uno de los mayores problemas nace de la poca familiaridad que comparten con los aparatos electrónicos, en auge actualmente, y por medio de los cuales, las operaciones bancarias cada vez se tecnologizan más, alejando aparentemente a los ancianos del control de su dinero.

La atención en ventanilla se limita hasta las 11 de la mañana desde la pandemia

Además de todo lo anterior que, por supuesto, empuja vivazmente a los ancianos a pedir ayuda en ventanilla, esta se cierra muy temprano. Por la misma línea, también son ellos los más afectados por el cierre de sucursales, que han dejado de ser ese espacio familiar al que acudían casi a diario para realizar sus gestiones.

Lo cierto es que los mayores se sienten los grandes olvidados por los bancos.

Carlos San Juan consigue que el Ministerio de Economía y el Banco de España le contacten
Comentarios