martes. 28.05.2024

El gasto en prestaciones por desempleo aumentó un 6,4% en 2023, hasta situarse en 22.130,6 millones de euros, frente a los 20.785,9 millones de euros de 2022, según datos estadísticos del Ministerio de Trabajo y Economía Social recogidos por Europa Press.

La cifra de gasto de 2023 supera, por tanto, a la de 2022, pero no a la de 2021 y 2020, cuando el gasto en desempleo rebasó los 24.525 y los 36.396 millones de euros, respectivamente.

Ese último ejercicio, el de 2020, fue excepcional por la irrupción de la pandemia y la necesidad de amortiguar sus efectos sobre el empleo y la actividad económica a través de diferentes ayudas y de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE).

El gasto en desempleo registrado en 2023 supera en más de 1.000 millones de euros la partida inicialmente contemplada en los Presupuestos Generales del Estado del pasado año (20.901 millones de euros).

MÁS DE 1,77 MILLONES DE BENEFICIARIOS DE MEDIA EN 2023

El número de beneficiarios de prestaciones por desempleo se situó en una media anual de 1.774.534 personas en 2023, ligeramente por encima de la de 2022, pero lejos de los casi 3 millones de beneficiarios promedios de 2020, el año de la pandemia.

Del conjunto de beneficiarios de 2023, una media de 801.091 personas percibieron la prestación por desempleo del nivel contributivo, un 3,6% más que en 2022, mientras que 875.969 personas cobraron una prestación del nivel asistencial (subsidio, renta agraria y subsidio para trabajadores agrarios), un 0,7% menos que en 2022.

A ellos hay que sumar los perceptores de la renta activa de inserción, que en 2023 alcanzaron una media de 97.474, un 8,1% por debajo del promedio de 2022.

El gasto en prestaciones contributivas subió un 7% en 2023, hasta los 14.595 millones de euros, en tanto que el destinado a prestaciones asistenciales ascendió a 6.967,9 millones de euros, un 6,4% más que en 2022.

LA TASA DE COBERTURA ESCALA A SU NIVEL MÁS ALTO DESDE 2020

Así las cosas, la tasa media de cobertura frente al desempleo escaló en 2023 hasta el 68,3%, cifra 5,4 puntos superior al 62,9% de 2022 y la más elevada desde el año 2020, cuando llegó la pandemia.

Exceptuando el ejercicio 2020, en el que la tasa de cobertura se disparó al 85%, la de 2023 ha sido la más alta desde 2011, cuando se superó el 70%.

Las prestaciones contributivas abonadas desde enero de 2023 incorporaban la subida de la base reguladora hasta el 60% a partir del séptimo mes, frente al porcentaje del 50% que se venía aplicando desde 2012 para el cálculo de la prestación.

Como consecuencia de ello, la cuantía media bruta de la prestación contributiva por desempleo aumentó en 2023 un 7,3%, hasta los 958,6 euros mensuales.

El gasto en prestaciones por desempleo aumentó un 6,4% en 2023