martes. 28.05.2024

Los españoles gastaron un 6,2% más en llenar las cestas de la compra en febrero, impulsado por el repunte de la demanda que se elevó un 4,1%, mientras que el precio promedio alcanzó una subida del 2%, la más baja desde el inicio de la inflación, según los últimos datos publicados por NIQ.

En concreto, la alimentación subió sus ventas en valor en un 6,4%, las bebidas lo hizo en un 6,3%, mientras que droguería y perfumería aumentó en un 5,5%. Un alza que viene impulsada por el aumento de la demanda que fue del 3,1% para alimentación, del 5,8% para bebidas y del 4,3% para los productos de cuidado personal y del hogar.

El informe muestra la mayor contención en febrero de este año en el alza de los precios, respecto a lo registrado en meses anteriores, especialmente en droguería y perfumería que se elevó tan solo un 0,5% o bebidas que lo hizo en un 1,2%, mientras que para los alimentos fue del 3,2%.

Respecto a las ventas desglosadas por canales, destaca especialmente la trayectoria del 'online' que incrementó sus ventas en valor un 12,8%, pero también, dentro de los canales físicos, destaca el supermercado grande con un crecimiento del 8,5% respecto al mismo periodo del año pasado, seguida del 6,5% más de las perfumerías; el 6,3% de las estaciones de servicio, el 4,5% de los súper medianos, el 4% de los súper pequeños o el 0,5% para los hipermercados.

EL ACEITE SE MANTIENE COMO EL PRODUCTO MÁS ALCISTA

Respecto a los productos que más han visto subir su precio, el aceite continúa liderando la subida a gran distancia, especialmente el de oliva y el de oliva virgen, que ya registran subidas interanuales del 76,7% y el 75,8%, respectivamente, pero también el de oliva virgen extra, que lo hace en un 66,2%.

Un alza que se está notando en la demanda, con bajadas del 25,4% para el de oliva, o del del 10,6% en el de oliva virgen extra, mientras que el de oliva virgen reduce sus ventas en volumen en un 2,2%.

Debido a estos precios, los consumidores han desplazado sus compras a otras modalidades de aceite, como el de girasol, que ve como cae su precio en 31,6%, mientras que aumenta su demanda en un 20% respecto a febrero de 2023. Aunque cuantitativamente el peso del aceite de orujo es significativamente menor entre el resto de aceites, destaca su demanda un 84,2%, a pesar de que su precio se eleva un 28,9%.

Otros alimentos que han registrado un alza en sus precios son las aceitunas y encurtidos, con un 13,4% más, seguido de los zumos (+10,8%), las verduras congeladas (+10,7%), los chocolates (+8,8%), el queso tradicional (+8,7%) o los espumosos, que se elevan un 7,8%.

Respecto a los alimentos que registran bajadas significativas en su precio promedio frente a febrero de 2023 destacan algunos lácteos como el queso rallado, que cae un 8,1%; la mantequilla, un 7,0%; los quesos blancos pasteurizados, un 6,3%; el queso fundido un 3,5%; la leche líquida y bebidas vegetales, un 2,3%, y los yogures, que anotan un 1,6% en negativo.

Aparte de los lácteos, también bajan sus precios respecto a un año antes, como el tratamiento facial, un 6,8%; las celulosas de hogar, con un descenso del 6,0%; la margarina que baja un 5,8%; los dietéticos, un 5,5%; los detergentes de la ropa, un 2,9%; o los postres preparados y los platos preparados refrigerados, con caídas del 2,6% y del 2%, respectivamente; mientras que por la leche líquida y bebidas vegetales se paga un 2% menos que hace un año.

Por otro lado y respecto a la marca blanca, ésta ha registrado un alza del 9,8% en febrero, frente a la subida del 3,4% de las marcas de fabricante, mientras que las ventas en volumen se elevan en un 7,1% para las primeras y en un 0,5% para las segundas.

Los españoles elevan un 6,2% su gasto en cesta de la compra en febrero