sábado. 02.07.2022

La brecha laboral machista sigue existiendo entre puestos de dirección

La EADA Business School e ICSA lamentan que los puestos directivos están "diseñados para el presencialismo"
Imagen de la videoreunión mantenida ayer entre la Oficina de Relaciones Internacionales de la UCO y el SEPIE. - Universidad de Córdoba
Imagen de la videoreunión mantenida ayer entre la Oficina de Relaciones Internacionales de la UCO y el SEPIE. - Universidad de Córdoba

Las mujeres directivas en España representan el 16,8% del total y aun así, cobran un 13,1% menos de media que sus compañeros masculinos, según el estudio 'Brecha salarial y presencia de mujeres en puestos directivos 2022' realizado por Eada Business School e ICSA Grupo. 

Este miércoles 18 de mayo lo han explicado en rueda de prensa la ingeniera industrial y socia directoria del área de consultoría de ICSA Grupo, Indry Canchila, y la profesora e investigadora de EADA Business School Aline Masuda.

En concreto, las directivas cobran una media de 77.928 euros brutos anuales, mientras que los directivos perciben 88.129 euros brutos anuales de media.

En los mandos intermedios, la diferencia es del 12,6% (39.106 euros frente a 44.020 euros) y en los empleados, del 11,4% (25.243 euros frente a 28.127 euros).

Canchila achaca que las posiciones a nivel directivo están "muy masculinizadas" y que es una tendencia que aún no se ha roto, apuntando que se debe a la falta de conciliación entre vida personal y profesional en dichos puestos de responsabilidad. 

Por sectores, las posiciones directivas de mujeres en porcentaje de mayor a menor son: Recursos Humanos (32,9% del total) y de Administración y Finanzas (19,5%), mientras que en Dirección General son el 8,8%; en Dirección Comercial, el 7,6%, y en Dirección de Producción, el 5,9%.

La directoria Canchila ha continuado aclarando que las posiciones con menos presencia femenina están "diseñadas para el presencialismo y exigen disponibilidad las 24 horas los siete días de la semana".

Explica que no se ha aprovechado la oportunidad de digitalización que ha ofrecido la pandemia y que son puestos "poco adaptables, obsoletos, poco flexibles y que no permiten la integración de la mujer entre la vida personal y profesional". 

Por su parte, Masuda asegura que los puestos directivos continúan siendo incompatibles con la conciliación y ha alertado que el teletrabajo "no es la panacea" y que es necesario un cambio cultural a largo plazo. 

La brecha laboral machista sigue existiendo entre puestos de dirección
Comentarios