martes. 05.03.2024

La brecha de género en pensiones se redujo hasta el 21,1% en 2023 desde el 21,7% de 2022, gracias, principalmente, a la mejora de las pensiones más bajas, percibidas en una gran parte por mujeres, según datos de la Seguridad Social consultados por Europa Press.

Tras el atípico año 2020 que trajo la pandemia del Covid, en el que la brecha de género en pensiones bajó hasta el 19,3%, los años posteriores llevaron este indicador por encima del 21%.

En concreto, la brecha de género en la pensión de jubilación se situó en 2021 en el 21,08%, para subir después al 21,73% en 2022 y bajar al 21,12% en 2023. Esto significa que la pensión media de jubilación de las mujeres representó en 2023 el 78,88% de la percibida por los varones.

Así, mientras que la pensión media de las mujeres en las nuevas altas de jubilación registradas en 2023 sumó 1.263,4 euros de media al mes, la de los hombres fue de 1.601,77 euros. De este modo, ellas cobran al mes 338 euros menos de media que los varones.

El importe medio de las altas iniciales de jubilación entre las mujeres (1.263,4 euros al mes) se incrementó en 2023 un 2,5%, en tanto que la pensión media de retiro de los varones subió a un ritmo ligeramente inferior (+1,7%).

El número total de personas que accedieron a la jubilación el año pasado fue de 326.949, cifra inferior a la de 2022 (327.872 jubilaciones) y también a la de 2018 (328.159).

El 43,9% de las altas de jubilación producidas en 2023, esto es 143.636, correspondieron a mujeres, en contraste con el 56,1% de los varones (183.313 altas).

Esta distancia en el peso sobre el total que tienen las jubilaciones de mujeres frente al de los hombres obedece casi en exclusiva a las jubilaciones anticipadas.

Éstas representaron el 67,4% del conjunto de altas de jubilación causadas por varones, frente al 32,6% en el caso de las mujeres. En cambio, la relación entre ambos sexos está casi equilibrada en las altas de jubilación a la edad ordinaria (49,8% en mujeres y 50,2% en hombres).

LAS JUBILACIONES DEMORADAS SE DISPARAN UN 66% ENTRE LOS HOMBRES

Dentro de las altas de jubilación a la edad legal, 26.487 fueron jubilaciones demoradas, un 50% más que en 2022, gracias a los nuevos incentivos para el retraso de la jubilación incluidos en la reforma de pensiones.

De esas 26.487 nuevas jubilaciones demoradas de 2023, un total de 17.321 fueron causadas por hombres y 9.166 por mujeres, con aumentos del 66,2% y del 26,7% sobre 2022, respectivamente.

La reforma de pensiones incluyó dos tipos de incentivos para el retraso voluntario de la jubilación más allá de la edad legal, consistentes en un porcentaje del 4% adicional sobre la cuantía de la pensión correspondiente o una cantidad a tanto alzado que se abona en un pago único.

Inicialmente, ambos tipos de incentivos no podían compaginarse, pero desde el 18 de mayo de 2023 ya se pueden combinar a elección del interesado.

LA EDAD REAL MEDIA DE JUBILACIÓN, MÁS ALTA EN LAS MUJERES

Además de cobrar menos de media que los hombres, los datos de Seguridad Social apuntan a que las mujeres se retiran del mercado laboral más tarde que sus compañeros varones.

La edad media efectiva de jubilación en España superó en 2023 por primera vez en un cierre de año los 65 años al situarse en 65,1 años, frente a los 64,8 años de 2022 ó los 64,7 años de 2021.

En el caso de las mujeres, la edad efectiva de jubilación se situó en una media de 65,5 años en 2023, por encima de los 65,3 años de 2022. Las mujeres llegaron ya en 2019 a una edad real de jubilación de 65 años y han ido subiéndola progresivamente hasta alcanzar los 65,5 años en 2023.

En los hombres, la edad media efectiva de jubilación es más baja que en las mujeres. En 2023, la de los varones fue de 64,7 años, por encima de los 64,5 años de 2022, pero sin alcanzar todavía esa cota de los 65 años de media que presentan las mujeres.

La brecha de género en la pensión de jubilación cayó al 21,1% en 2023