miércoles. 29.06.2022

A pesar de las malas expectativas ofrecidas por el Banco de España en sus informes recientes, el organismo regulador abre una puerta para la recuperación económica. En un texto realizado por miembros tanto de la Dirección General de Economía y Estadística del Banco de España, como de la Dirección General de Operaciones, Mercados y Sistemas de Pago del mismo, anuncian la existencia la existencia de una demanda acumulada que no ha podido satisfacer sus intereses debido al confinamiento severo impuesto los últimos tres meses. Ello permitirá un crecimiento de los hogares que podrían salvar de la quiebra a determinadas empresas.

No obstante, existe un elemento fundamental para que este fenómeno se materialice. El número de empleos que los ERTE hayan sido capaces de salvar. Esta eventualidad se explica debido a que el confinamiento de los españoles ha provocado una reducción del consumo privado mucho mayor que la de la renta, hecho que permitido un aumento de la tasa de ahorro, que se ha elevado hasta el 11,2% de la renta disponible, en el que ha jugado un papel fundamental la incertidumbre.

Otro efecto colateral provocado por el coronavirus, resaltan los autores del estudio, ha sido el cambio que han protagonizado los españoles en cuanto al medio de pago utilizado. Las restricciones de movimientos provocaron un descenso en pagos con tarjeta en compras presenciales. El levantamiento progresivo de las mismas en el mes de mayo provocó un incremento de pago en terminal punto de venta. 

El Banco de España estima un incremento del consumo que comenzará a partir del verano
Comentarios