miércoles. 28.02.2024

El 60% de los consumidores españoles aseguran que tienen la intención de retrasar la próxima compra de un vehículo debido a la inseguridad por el entorno económico, mientras que los que planean adquirir un coche asumen que el gasto aumentará entre un 15% y un 20%, según releva el estudio global de tendencias en automoción 2023 de la consultora Simon-Kucher.

En este sentido, la mitad de los encuestados a nivel global esperan que su poder de compra disminuya debido al mismo motivo, la incertidumbre económica, del mismo modo que el factor precio y el coste de propiedad pesan un 37% en la decisión de compra, que vuelve a ser la principal preocupación de los compradores.

Además, el estudio confirma que la popularidad de vehículos eléctricos y los de diésel o gasolina son parecidas (63% frente al 64%), aunque en algunas regiones el crecimiento de la consideración de los coches eléctricos se ha estancado.

En este sentido, España es uno de los países con menor consideración hacia los vehículos eléctricos, con un 50%, valor que no ha aumentado en el último año, mientras que los vehículos preferidos de este segmento en el mercado nacional son los coches híbridos o de tecnología 'plug-in'. Los países con la tasa de consideración más alta para los vehículos eléctricos son China, con un 89%, y Noruega, con un 74%.

EL 80% QUIERE UN PUNTO DE CONTACTO PARA COMPRAR UN VEHÍCULO

Casi el 80% de los encuestados a nivel nacional aseguran que quieren tener un punto de contacto al que acudir cuando van a comprar un automóvil.

"Para muchos, es una de las compras más grandes que harán en su vida y quieren tener una sola persona con la que puedan hablar en el caso de que haya algún problema", ha asegurado el socio de Simon-Kucher en España, Hans Munz. "Cerrar la brecha digital y ofrecer esa interacción de persona a persona con alguien en quien confíen será clave", ha añadido.

Por generaciones, casi la mitad (47%) de la 'Generación Z' considera la vía online como su modalidad favorita para su próxima compra de un vehículo, mientras que en los 'baby boomers' solo es el 4%.

CADA VEZ MÁS RECEPTIVOS A LAS NUEVAS TENDENCIAS DE PAGO

El 61% consideraría contratar un servicio de suscripción para su próximo automóvil, una muestra, dice la consultora, del creciente interés sobre este servicio para la mayoría de los encuestados.

Además, más del 60% de las 'generaciones Y y Z' ven con buenos ojos alquilar una batería de un coche eléctrico por separado del vehículo.

"Con muchos de estos nuevos modelos de ingresos, gran parte de las dudas de los consumidores se debe a la falta de familiaridad y el escepticismo, por lo que será cada vez más importante hacer campañas de sensibilización para demostrar las ventajas", ha declarado el socio de Simon-Kucher, Antoine Weill.

El 60% de los consumidores se plantean retrasar la compra del próximo vehículo por la...