miércoles. 10.08.2022

La cuarentena infernal de los atletas en Beijing: Habitaciones minúsculas y raquíticos menús de comida

Los menús destacan por su escasez y mala calidad, mientras que el encierro en los hoteles es absoluto en habitaciones con el mínimo espacio para aquellos recién llegados al país
El raquítico menú con el que servían a los atletas en cuarentena
El raquítico menú con el que servían a los atletas en cuarentena

Un atleta profesional debe de enfrentarse a muchísima presión en época de competición, por lo que una buena condición mental es gran parte de la ecuación hacía el éxito. En unos Juegos Olímpicos juegan muchos factores a la hora de triunfar o decepcionar al país que representas y la lucha comienza desde los entrenamientos previos a los días de competición y con el estado mental de uno. Para los atletas de los JJ.OO de Invierno en Beijing la lucha ha comenzado con el primer obstáculo: Las penosas condiciones de cuarentena.

China es probablemente el país con las condiciones más extremas y precavidas respecto a muchos aspectos referente a las personas extranjeras, pero dichas políticas con el Covid se han llevado a un extremo donde los atletas viven un infierno a cada día que pasa. Nada más llegar al país los atletas deben pasar, hayan pasado el Covid o no, una cuarentena de varios días individual en habitaciones de hotel hasta poder salir a la calle.

Las condiciones a las que han estado sometidos los atletas en dichas cuarentenas no han sido muy acogedoras que digamos, al menos así lo demuestran los videos y declaraciones publicadas por el Daily Mail, donde son decenas de deportistas ya los que se han quejado de "las condiciones infernales en los hoteles de aislamiento chinos". Para ser más exactos hablan de "cuarentena infernal con comida miserable". El tamaño de las habitaciones era minúsculo y la comida era raquítica y poco cuantiosa, sobre todo para un atleta de alto nivel que debe mantener una buena alimentación, para mantener el estado de forma.

La deportista Valeria Vanetsova hacía eco en redes sociales de las pésimas condiciones publicando en una story de Instagram el pobre menú que recibía para desayunos, almuerzo y cena, mientras que alegaba su mal estado físico:  "Ya se me ven los huesos. Me duele el estómago. Estoy muy pálida y tengo enormes ojeras negras alrededor de los ojos. Quiero que todo esto termine. Lloro todos los días. Estoy muy cansada". Tras hacerse viral sus quejas, alega que sus condiciones mejoraron, pero han sido varios los comités y deportistas que han salido a quejarse.

La cuarentena infernal de los atletas en Beijing: Habitaciones minúsculas y raquíticos...
Comentarios