domingo. 16.06.2024

El Atlético de Madrid viajaba al Pizjuán para disputar uno de los partidos más difíciles de este tramo final de temporada. Tras el parón de selecciones, la liga volvía a reanudarse y lo hacía por todo lo alto.

Sevilla y Atleti se enfrentaban en el duelo correspondiente a la jornada 29 de liga, que se cerrará este lunes con el partido entre FC Barcelona y Valladolid.

El Atlético aterrizaba en la ciudad hispalense líder, con una ventaja de 4 puntos sobre el Barça y 3 sobre el Real Madrid, después de que los blancos hicieran los deberes el sábado frente al Eibar (2-0). El Sevilla, por su parte, llegaba al partido dispuesto a llevarse los tres puntos para seguir teniendo opciones del título liguero.

Simeone sorprendía con cinco defensas. Las bajas de Joao Félix y Carrasco, dos de sus jugadores clave, obligaban al Cholo a cambiar el esquema de juego, que a la media hora de juego volvería al 4-4-2 habitual, después de que el Sevilla arrollara al Atleti en los primeros minutos.

Así fue. Tras el pitido inicial, el Sevilla salió dispuesto a vapulear al Atlético, el cual se limitaba a defender las acometidas del equipo rival encerrado prácticamente en su área. Los andaluces cargaron su juego por la banda derecha, con un Jesús Navas enérgico que se sumaba siempre al ataque, y el Sevilla era dueño y señor del balón.

Cuando apenas se habían transcurrido 10 minutos de partido, y tras el inicio apabullante de los locales, el Sevilla se encontró con un penalti a favor, después de que Saúl pisase a Rakitic dentro del área. Ocampos tenía la oportunidad de adelantar a su equipo en el encuentro.

Pero Oblak adivinó el lanzamiento del delantero. El esloveno acertó el lado escogido por el futbolista argentino y evitaba que el Sevilla se adelantase en el marcador. Era el segundo penalti que paraba Jan Oblak en las últimas dos jornadas, tras detener el de Joselu en la victoria del Atlético 1-0 frente al Alavés en la jornada 28.

Penalti parado Oblak.

Sin embargo, el guion de partido no cambió y el Sevilla siguió achuchando. Las embestidas del equipo andaluz se sucedían, pero los colchoneros salían impunes. Finalmente, el partido llegó al descanso con el mismo marcador que al inicio del partido.

Después de una primera parte dominada en todos los aspectos por el conjunto de Lopetegui, la segunda mitad arrancó algo más pareja. La entrada de Correa a la media hora de juego equilibró un poco más el encuentro y el Atlético disfrutó más del balón.

Pero las ocasiones más claras seguían siendo del equipo local. Navas parecía incansable y el Sevilla se sentía cómodo en el partido. En una de esas subidas del lateral derecho español llegó el gol.

El Sevilla conseguía elaborar una gran jugada y, después de trenzar varios pases entre sus jugadores, el balón llegaba a Navas para que el andaluz sirviera un gran centro al segundo palo, que Acuña, el otro lateral del equipo de Nervión, se encargaba de rematar con un gran cabezazo.

Celebración Acuña.

Los locales se adelantaban en el marcador tras un gran partido donde las ocasiones habían sido constantes. El partido entraba en el último cuarto de hora y al Atlético le entraban las prisas.

Los de Simeone necesitaban un gol para, al menos, sacar un punto del Pizjuán y no meterse en problemas en Liga. Pero la entrada de Herrera y Kondogbia no movieron el marcador, a pesar de que el Atlético gozó de dos grandes ocasiones en los minutos finales, y el Sevilla se llevó los tres puntos.

Derrota del líder que deja al equipo tocado y con muchas dudas acerca de su juego. El Atlético de Madrid sigue líder con 66 puntos, cuando faltan 9 jornadas para el final de Liga.

La Liga se aprieta 

El Real Madrid, tras su victoria contra el Eibar, suma 63 puntos y se coloca a tres de los colchoneros, mientras que el Barcelona, tercero con un partido menos, está a cuatro puntos del líder, a expensas del partido de esta noche frente al Valladolid. El Sevilla, por su parte, sigue cuarto con 58 puntos.

El Sevilla tumba al Atlético