viernes. 12.04.2024

El chico afirma que en el momento en el que le comunicaron que le tenían que amputar una pierna, el prefería morir pero un médico le animó a seguir. Entonces, el baloncesto paralímpico fue su salida ante esa pesadilla. Tanto sus compañeros de equipo, como el directivo, hablan maravillas del jugador y de su bondad y fortaleza. 

A día de hoy, también recibe ayuda por parte de la Fundación del Buen Samaritano y de todo su equipo que apoya a diario al gran jugador. 

Gari Habibou, jugador de baloncesto del Tenerife: su historia de superación