martes. 23.04.2024

El Córdoba CF demostró su superioridad ante el Melilla con una actuación convincente en El Arcángel. Desde el principio hasta el final, los blanquiverdes dejaron claro la brecha de calidad entre ambos equipos, cumpliendo con su deber y no dando oportunidad alguna al conjunto norteafricano de obtener un resultado positivo en su visita al feudo cordobés. Más allá de los tres puntos asegurados, lo más destacado del enfrentamiento fue la contundencia mostrada por el equipo local, una señal de su excelente forma justo cuando se acerca la etapa decisiva de la temporada.

Los dirigidos por Ania han sido consistentes, lo que es un gran respaldo ahora que todos los oponentes luchan por sus objetivos. La dificultad de cada partido es evidente, como se refleja en los dos puntos que el Ibiza dejó en casa, acercando al Córdoba al segundo puesto, o las dificultades del Castellón para derrotar al Atlético Baleares por un margen mínimo. Con la competencia en aumento, presenciar al Córdoba CF dominar al Melilla con tal solidez es una excelente señal.

Simo celebrando su primer gol ante la UD Melilla
Simo celebrando su primer gol ante la UD Melilla

Nadie se sorprendió al ver que el partido se desarrollara según lo esperado desde los primeros minutos. El Córdoba controló el balón desde el inicio, mientras que el Melilla, a pesar de las advertencias de Sabas sobre las dificultades de encerrarse en El Arcángel, se replegó rápidamente y se atrincheró en su propio campo, creando un juego unidireccional desde el principio.

Consciente del rumbo del partido, Iván Ania realizó cambios lógicos en su once titular. Comenzó ajustando su equipo desde la defensa, confiando en Martínez para iniciar el juego desde el perfil izquierdo. En el centro del campo, Álex Sala actuó como el eje del equipo para dar dinamismo al movimiento del balón, mientras que en la mediapunta, Kuki Zalazar reemplazó a Kike Márquez para añadir más movilidad a la línea de ataque.

La estrategia del técnico del Córdoba CF resultó ser un éxito. El equipo controló el balón y mantuvo un ritmo alto desde el principio, creando problemas para el Melilla en el centro del campo y desbordando por las bandas, especialmente por la derecha con Carracedo. Así llegó el primer aviso de los locales, con un centro de Carracedo al primer palo que Casas estuvo cerca de convertir en gol.

Antonio Casas celebrando su gol ante la UD Melilla
Antonio Casas celebrando su gol ante la UD Melilla

El siguiente paso fue contundente. Álex Sala culminó una transición del Córdoba con un disparo que Javi Montoya desvió a córner. En el saque de esquina, Kuki Zalazar encontró a Simo sin marca en el área visitante, quien cabeceó para abrir el marcador. Esta acción ilustra la situación precaria del Melilla.

Con el control del balón y una ventaja en el marcador, el Córdoba jugó cómodamente. No tuvo problemas para superar las líneas defensivas del rival, tanto por dentro gracias a la precisión en el pase de Álex Sala y los movimientos de ruptura de Diarra, como por fuera con las incursiones de Albarrán.

Con el partido prácticamente resuelto, el segundo tiempo fue un trámite para el Córdoba. A pesar de los intentos de reacción del Melilla, los blanquiverdes no dieron oportunidades y mantuvieron su superioridad.

La celebración del segundo gol de Simo ante el UD Melilla
La celebración del segundo gol de Simo ante el UD Melilla

El equipo local acumuló oportunidades de gol, y Carracedo estuvo cerca de marcar a la hora de juego. Poco después, Casas aprovechó un centro de Carracedo para aumentar la ventaja. Sin tiempo para celebrar, llegó el cuarto gol, nuevamente obra de Casas, tras otro centro de Carracedo.

Con el partido definido, Ania hizo cambios para dar descanso a sus jugadores y mantener la intensidad hasta el final. El Córdoba CF demostró estar en excelente forma justo en el momento clave de la temporada.

Fiesta de Goles en El Arcángel: El Córdoba CF domina a la UD Melilla