domingo. 21.04.2024

En uno de los momentos clave de su final en Wimbledon, contra el tenista español, Carlos Alcaraz, Djokovic perdió los nervios y, preso del enfado, el serbio rompió su raqueta al lanzarla contra uno de los palos de madera que sostenían  la red de la pista central londinense.

Ver a algún tenista romper una raqueta o varias en medio de algún partido puede llegar a ser algo habitual en el tenis, dependiendo del tenista, pero esta ofensa siempre acaba siendo castigada con algún tipo de sanción o multa, y más si esta falta de respeto se realiza en la pista central de Londres, durante la final del prestigioso Grand Slam de Wimbledon.

El serbio deberá de pagar por sus acciones una multa de 8.000 dólares, uno 7.110 euros al cambio, por su falta de respeto. Djokovic cayó preso del enfado en un punto clave del partido, durante el último set frente Alcaraz, al ver que el español se ponía por delante con un 2-1, a pesar de haber recibido anteriormente un warning por parte del juez de silla.

Novak Djokovic pagará caro su raquetazo a la red de Wimbledon