lunes 27/9/21

Desirée Vila, tras perder la pierna a los 15 años, cumple su sueño de ir a los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020

El nombre de Desirée Vila se vende por si solo, su historia de superación es emocionante y muy motivadora.

Desirée Vila. Twitter
Desirée Vila. Twitter

Desirée Vila perdió la pierna a los 15 años tras una negligencia médica. Desirée era una atleta de élite, hacía gimnasia acrobática, en un entrenamiento sufrió una fractura de tibia y peroné que acabó en negligencia médica que obligó a tener que amputar la pierna derecha por encima de la rodilla. Esta gallega consiguió salir hacia delante y ahora es atleta, y está entre las mejores del mundo de su categoría de salto de longitud, donde tiene los récords de España en esa disciplina y en 100 metros. Actualmente reside en Madrid, y entrena en un Centro de Alto Rendimiento, compagina su vida de atleta paralímpica con la vida universitaria, además de ser escritora y dar charlas a directivos y empresarios sobre discapacidad e integración en las empresas.

Desirée es autora del libro “Lo único incurable son las ganas de vivir”, un testimonio de fuerza de voluntad y valor para superar los mayores obstáculos y mirar el futuro con optimismo. Así lo vende ella, pero más bien es toda una historia de superación, merecedora de leerla porque cada paso que da Desireé Vila inspira.

Juegos Paralímpicos de Tokio 2020

La gran atleta ha cumplido su sueño, competir en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020, donde ha logrado un diploma olímpico al quedar sexta en la prueba de salto de longitud.

Desirée Vila. Twitter

Su pueblo, Gondomar, en Pontevedra, ha instalado una pantalla gigante para poder vivir el debut de la joven gallega. Momentos inolvidables son los que ha vivido tanto Desirée como el pueblo y desde luego Desirée ha hecho historia y no solo en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020 sino en la historia del deporte español, porque pocos son los afortunados que consiguen llegar a los juegos, pero ella es una ganadora, no solo del deporte sino de la vida.