martes 26/10/21

Los deportistas que sufren "oreja de coliflor" podrán resolver su situación con un simple inyección

El luchador de la UFC, Khabib Nurmagomedov, que tiene "oreja de coliflor"
Fuente: Twitter
El luchador de la UFC, Khabib Nurmagomedov, que tiene "oreja de coliflor" Fuente: Twitter

Los jugadores de rugby, boxeadores y luchadores pronto podrán curar sus orejas deformadas por los numerosos golpes que reciben con la ayuda de una simple inyección.

Investigadores chinos han desarrollado una nueva máquina de bioimpresión 3D capaz de producir tejido nuevo sin necesidad de una cirugía traumática.

Significa que estrellas del deporte como Richie McCaw, Graham Rowntree y Dan Cole no tendrán su jubilación arruinada con comentarios sarcásticos sobre sus orejas desfiguradas.

El equipo internacional utilizó una técnica no invasiva para bioimprimir en 3D nuevas orejas para ratones, un procedimiento que crea capas de tejido de forma similar a que realizan impresoras 3D convencionales que fabrican piezas de repuesto en la industria. En lugar de tinta, los investigadores crearon una mezcla de células de cartílago y productos químicos que se administraron debajo de la piel, en la parte posterior del oído. El nuevo tejido comenzó a formarse de inmediato, corrigiendo “aurículas” genéticamente malformadas en los roedores de laboratorio.

Un mes después, el cartílago había mantenido su forma y había sido colonizado por vasos sanguíneos y músculos para comenzar a crecer y renovarse normalmente. La "bio-tinta", que se describió en el estudio publicado en Science Advances , se controla utilizando rayos de luz digital de infrarrojo cercano, en lugar de luz UV que es perjudicial para las células.

Después de corregir la deformidad, la extremidad se veía perfectamente normal, y el equipo cree que el procedimiento también funcionará en humanos."La tecnología de impresión tridimensional tiene un gran potencial para avanzar en la medicina clínica", dijo el coautor del estudio, el profesor Maling Gou, de la Universidad de Sichuan, China.

Comentarios