jueves. 18.04.2024

El Córdoba Patrimonio de la Humanidad derrotó en la tarde del sábado al Real Betis Futsal y dio un paso casi definitivo hacia la salvación. Los de Josan, que se han llevado los cuatro derbis andaluces de la temporada, tiraron de concentración y buen hacer para sumar tres puntos vitales a falta de cinco jornadas para concluir la liga regular. Tras el triunfo, y a falta de que concluya la jornada, los califales se sitúan a 10 puntos del descenso cuando restan 15 por disputar.

Con más de dos mil fieles en las gradas, el duelo sabatino en Vista Alegre comenzó con mucho respeto sobre el parqué. La importancia de los puntos en juego, capital, sobre todo para un cuadro bético que debía sumar para abandonar los puestos de descenso. No sería hasta el seis de juego cuando ambos equipos pudieron romper la igualada. Rafa López, por los heliopolitanos, y Mykytiuk, por los locales, tuvieron en sus pies el primer gol de la tarde. Más fortuna tuvo Muhammad al filo del ecuador de acto. El tailandés, en una acción típica de pívot, recibió de espaldas, se giró y batió con un certero disparo de diestra a Molina. Enorme la temporada del jugador asiático, que ya suma 12 dianas.

Pero la alegría duró muy poco en el seno cordobesista ya que Piqueras, en el 12’ de juego, empató la contienda tras ejecutar una falta casi sobre el mismo punto del doble penalti. Intercambio de golpes en Vista Alegre en un sábado que prometía emociones fuertes. De ahí al paso por vestuarios la más clara tuvo color blanquiverde. Muhammad, tras un gran pase de Antoniazzi, tuvo cerca el 2-1, pero Molina lo evitó con una vital intervención. Guilherme, sin embargo, en el último minuto de primer tiempo, adelantó nuevamente a los de Josan tras enviar a la red el cuero servido por Perin tras un saque desde el la esquina. Excelente sabor de boca para llegar al tiempo de descanso.

El segundo periodo tuvo más intensidad que preciosismo. Las ocasiones de gol escasearon pero lo apretado del marcador hacía que la emoción se mantuviera intacta sobre el parqué. Y más aún cuando el cronómetro avanzaba y ni unos ni otros eran capaces de ver portería. Guilherme, tras un buen acción de contrataque, estrelló en el 33’ su disparo en el poste de la meta de Molina. Fue la acción de sirvió de preámbulo para dinamitar en duelo en su recta final. Con los béticos jugando de cinco, y con un público entregado a la causa, Zequi bajó las pulsaciones del respetable con su gol en el 37’. El de Algar no desaprovechó un gran pase de Fabio para insuflar un auténtico balón de oxígeno a los suyos. Perin, a 32 segundos para el final hizo el definitivo 4-1.

El Córdoba Patrimonio da un paso de gigante hacia la salvación