sábado. 02.07.2022
Osasuna 2 - 2 F.C Barcelona

El Barcelona no levanta cabeza y no pasa del empate ante Osasuna

Un gol de Chimy Ávila en el 86 le robó dos puntos al Barcelona en el Sadar. Los hombres de Xavi solo han ganado un partido fuera de casa esta temporada
Piqué triste tras el primer gol del Osasuna
Piqué triste tras el primer gol del Osasuna

Los hombres de Xavi parece que aún no se despiertan del duro golpe que sufrieron al quedar eliminados de la UEFA Champions League. Los blaugranas volvieron a demostrar que su juego aún está en pañales ante un Osasuna muy certero a balón parado, con una férrea defensa y una clara idea de juego.

Los de Xavi saltaron al césped del Sadar con la intención de cambiar la dinámica de tropiezos fuera de casa como ya lo hizo frente al Villareal, con dos grandes sorpresas en el once inicial, con Umtiti en el eje de la defensa y Luuk de Jong en la punta de ataque en lugar del holandés Memphis Depay.

Los de Xavi manejaron bien el balón pero con poca velocidad ante un Osasuna que tenía muy claro su partido, esperar atrás al Barcelona, robar balones en las imperfecciones de la circulación de balón y salir con velocidad por bandas para generar centros peligrosos. No obstante, sería el F.C Barcelona el que se adelantaría en el marcado en el temprano minuto 12.

Un gran pase filtrado de Gavi sobre las cabezas de la defensa pamplonica dejaba solo ante el portero a Nico, que tras un buen control ganó el uno contra uno y empujó el balón a la red. Las cosas pintaban bien para el Barcelona, el gol llegaba pronto como no solía pasar, pero las cosas no cambian tan rápido de la noche a la mañana, la inconsistencia defensiva seguía ahí, y esto se demostró dos minutos después.

El Barça haría una falta a la derecha del área y los jugadores de Osasuna se frotaban las manos al saber de su superioridad a balón parado. El centro de Moncayola encontraría la cabeza de David García que con un buen testarazo cruzado empataba el partido y acababa con la efímera felicidad blaugrana.

Piqué y Busquets se recriminaban la mala defensa de ese balón parado pero no quedaba tiempo para quejas. El Barcelona volvió a lanzarse al ataque pero sin generar peligro. La posesión de los culés pasaba el 60% mientras que el Osasuna llegaba en ocasiones intermitentes al área de Ter Stegen y con más peligro que los visitantes. Kike García remataba con facilidad casi siempre los balones que le llegaban centrados al área, a pesar de jugar el Barcelona con tres centrales.

Los de Xavi no sabían por donde meterle mano a un Osasuna con un planteamiento de partido muy serio y que dejaba poco a la imaginación. El mejor del Barcelona fue Ez Abde, el joven jugador marroquí del fútbol club Barcelona demostraba una chispa diferente a sus compañeros, con regates y desbordes que generaron más de una ocasión de gol, pero no sirvieron para marcar antes del descanso.

El partido se reanudó y nada más comenzar ya había polémica, una jugada que podría haber cambiado el partido. El balón sería despejado desde dentro del área culé, dicho despeje golpearía en la mano de Busquets dentro del área. El centrocampista culé estaba retirando el brazo por lo que el árbitro decide que no hay nada, pero la jugada continúa. El Barcelona se lanzó al ataque y tras un centro de Dembelé, el balón cae en las botas de Abde que, con una buena volea con pierna derecha, marcaba el 1-2.

El Sadar se volvía loco protestando al colegiado del encuentro al considerar que la mano debió ser objeto de penalti. El partido se caldeó desde ese mismo instante, con un Barcelona que parecía conformarse con el 1-2 y pasaba a dominar la bola, mientras que el Osasuna se volcó un poco más en ataque, por medio del balón parado y los centros al área.

El partido se volvía tosco y muy interrumpido, con numerosas faltas y cartulinas amarillas, destacando la de Gerard Piqué, ya que se perderá el próximo encuentro por acumulación de 5 amarillas. El Barcelona no encontraba la manera de atacar a un Osasuna desatado y que buscaba sin parar el área de Ter Stegen con centros peligrosos. Los de Xavi, una vez más, no sentenciaban el partido, un error que les pasaría factura más tarde.

Pues a pocos minutos del final el balón se iba a córner para el Osasuna. Los locales olían la sangre tras varios intentos a balón parado a lo largo del encuentro, sabiendo de la fragilidad defensiva del Barcelona en este aspecto del juego. El centro fue despejado por la defensa pero el balón, tras un rebote, caía en los pies del Chimy Ávila que, sin pensarlo dos veces, golpeó duro el balón con un derechazo que batió a Ter Stegen, marcando el empate final.

Los hombres de Xavi vuelven a sumar tan solo un punto en Liga, siendo este su enésimo empate fuera de casa, habiendo ganado solo un partido como visitante en toda la temporada. Los culés se colocan con este empate octavos con 24 puntos a la friolera distancia de 18 puntos del Real Madrid y a 5 de los puestos europeos, siguiendo así el calvario de la mala racha blaugrana.

El Barcelona no levanta cabeza y no pasa del empate ante Osasuna
Comentarios