sábado 23/1/21
Real Sociedad 1 (2) - 1 (3) FC Barcelona

El Arcángel Ter Stegen: El FC Barcelona pasa a la final de la Supercopa de España en la tanda de penaltis

El guardameta alemán fue superior a los lanzadores vascos, llegando a parar dos de los tres penaltis fallados por los de Alguacil en la decisiva tanda de penaltis y dando a su equipo a la deseada final
Parada decisiva de Ter Stegen, el hombre del partido, en la prórroga
Parada decisiva de Ter Stegen, el hombre del partido, en la prórroga

Grandioso encuentro se dio la noche del miércoles en El Arcángel entre el FC Barcelona y la Real Sociedad. Un enfrentamiento que dejó de verse como un partido de fútbol y pasó a ser un combate de puros gladiadores.

Primera Mitad

El conjunto de Imanol Alguacil, no tuvo miedo a desarrollar una presión agresiva y adelantada en todo momento y un FC Barcelona de Koeman que no pudo contar con Leo Messi debido a unas molestias que le vuelven duda para la final del domingo. Con esta baja el equipo perdió algo de velocidad en el juego y movimiento del balón respecto al pasado encuentro liguero ante el Granada.

Fueron uno primeros 25 minutos donde el Barça no encontraba espacios en la defensa de una Real que presionaba en bloque alto continuado, llegando a dificultar la salida de balón hasta la posición de Ter Stegen, que tuvo que distribuir en largo en gran parte, por no decir la gran mayoría del partido. La Real tuvo varios acercamientos en este tramo de partido, destacando un mano a mano de Isak, que intento definir sin acierto por encima de un Ter Stegen que había venido para demostrar que esta era su gran noche.

Con el paso de los minutos, el esfuerzo físico del arranque se iba notando en el conjunto de Alguacil, permitiendo al Barcelona mover el balón con mayor facilidad, creando espacios con varios pases certeros, medidos y al pie, para acabar con algún desmarque a la espalda de Griezmann o una jugada individual de Dembélé, que estuvo activo a lo largo de todo el partido. El club azulgrana se fue imponiendo en el centro del campo con un Busquets robando numerosos balones para atacar en transición.

Transiciones de las que nació el gol que abriría la lata del partido a falta de seis minutos para el descanso, gran pase a la espalda de la defensa vasca de Braithwaite, centro de Griezmann que culminaría De Jong con un espectacular remate de cabeza en el área pequeña como todo un delantero nato y sin dar oportunidad alguna a un Alex Remiro que estaba bien colocado. Así el partido moría en la primera parte tras un disparo lejano y potente de Isak que fue lo más destacable de los últimos minutos de la Real.

Segunda Mitad

Tras el descanso, el partido dio un giro de 180 grados. La Real Sociedad volvió a salir más activa que los de Koeman. Dicha intensidad les llevó a empatar en los primeros cinco minutos de la segunda mitad. En un centro a media altura de Oyarzabal desde el costado izquierdo que golpeaba en el brazo de De Jong. Munuera Montero que estaba a escasos metros de la acción concedió el penalti a favor de la Real, que el propio Oyarzabal se encargó de convertir en gol, engañando por completo a Ter Stegen, en su decimo quinto penalti seguido sin fallar. 

Instantes después, el holandés De Jong tuvo la oportunidad de redimirse del error del penalti y adelantar de nuevo a su equipo tras quedar completamente solo en el área pequeña de Remiro, pero la eficacia atacante de la que presumió en el primer gol, se le esfumó en esta acción, sobrándole un recorte y perdiendo el balón ante un espectacular quite de Gorosabel, para impedir el 1 a 2.

La Real fue perdiendo chispa y velocidad al igual que en la primera mitad, permitiendo al Barcelona dormir el partido y llevárselo a su terreno de pase continuo lateral y búsqueda de espacios para sus delanteros. Lo intentaban desde fuera Pedri y Dembélé sin éxito contra la portería de un Alex Remiro muy acertado en todo el partido. La defensa de la Real, posicionada en dos líneas de cinco muy juntas, no dejaba apenas huecos para que el Barça filtrase pases a sus atacantes que creasen un peligro latente. Koeman intentó cambiar la dinámica con la salida de Trincao para buscar la salida por regate, pero el cansancio mató los minutos finales del partido llevando a los equipos al tiempo extra.

Januzaj y el Aire Fresco de la Prórroga

Dos cambios se realizaron por cada uno de los equipos para refrescar filas de cara a la larga prórroga: Zaldua y Willian José entraron en los realistas y Pjanic y Riqui Puig en los azulgranas. Fue uno de estos cambios el que tuvo una de las mejores ocasiones del partido. Un gran disparo de Zaldua desde fuera del área donde Ter Stegen voló y se convirtió en Arcángel para salvar a su equipo con un paradón de portada.

El cansancio mandaba en un partido ya roto, sin líneas de posición muy claras, donde los dos conjuntos fueron a por todas descuidando sus facetas defensivas. Esto daba pie a las ocasiones de una portería a otra. Remiro salvó a la Real con una buena parada ante un desacertado Griezmann, creando esto una contra estupenda que Oyarzabal no pudo culminar con puntería, tras el pase de un freso Januzaj. 

El belga fue todo un revulsivo en la segunda parte de la prórroga teniendo dos claras ocasiones de peligro que de no ser por el meta alemán, habrían dado el pase a su equipo. La primera con una imprsionante galopada, presumiendo de piernas frescas para llegar a un mano a mano que Ter Stegen supo resolver con creces. La segunda y más clara, en el minuto 118, fue un lanzamiento directo de falta que impactó en el palo, no sin antes haber sido rozado por los dedos del cancerbero azulgrana.

El alemán había conseguido desesperar a los jugadores realistas que llegaron a la tanda de penaltis cabizbajos y superados por el meta alemán. Tanta fue la superioridad psicológica del cancerbero azulgrana, que paró el primer penalti a Bautista, fallo más perdonable después de que De Jong lanzara su penalti a la madera. Con ambos lanzamientos errados, volvió el cara a cara entre Oyarzabal y Ter Stegen, en el que esta vez el alemán saldría vencedor al adivinar la trayectoria del penalti. William José lanzó al poste y aunque Griezmann lanzara a las nubes su penalti, el Barcelona solo necesitaba anotar un penalti más, penalti que con gran tranquilidad y calidad se encargó de convertir Riqui Puig.

Los de Koeman pasan a la final, donde ya esperan al otro finalista que se decidirá hoy en la provincia malagueña entre el Real Madrid de Zinedine Zidane y el Athletic Club de Marcelino. Una semifinal para el recuerdo de Ter Stegen, que una vez más, se echó el equipo a la espalda con la ausencia de Messi.

 

Comentarios