domingo 17/1/21

Alejandro Gastón, las ganas y el esfuerzo ante la adversidad: "Soy una de las personas discapacitadas que estamos consiguiendo grandes logros"

Alejandro Gastón junto a Diego Ballesteros, ambos con sus medallas del Campeonato de España
Alejandro Gastón junto a Diego Ballesteros, ambos con sus medallas del Campeonato de España

Muchas veces, la vida puede dar algún revés inesperado, que cambia por completo tu manera de vivirla en nuestro breve paso por el mundo. A veces, esa vida puede parecer un castigo del destino hacia personas, que bien no lo merecen, pero que junto al esfuerzo y la dedicación, la vida les depara algo maravilloso y en ocasiones, hasta mágico.

En este caso, el  revés que la vida deparaba a Alejandro Gastón era una fatídica cogida, a sus tan solo 21 años en las Fiestas del Pilar. Dicho accidente le causó unas lesiones medulares severas, que trágicamente le causaron una tetraplejia, con una triste parálisis total en las piernas y parcial en los brazos. 19 años después, a la edad de 40 años y tras mucho esfuerzo y entrenamiento a sus espaldas, Alejandro Gastón se colgó al cuello una medalla de oro en el pasado Campeonato de España de ciclismo adaptado, el pasado mes de noviembre. No queda ahí la gran carrera deportiva de Gastón, pues en el anterior año, pudo hacerse también con el oro, en este caso de Rugby.

Como bien confirma en una entrevista para Heraldo de Aragón, al deportista le confirmaron los especialistas que no volvería a caminar tras el accidente, además de confesarle el daño parcial que sufrieron sus extremidades superiores quitándole la capacidad de "abrir o cerrar las manos o levantar los brazos". Además, el deportista confesó lo duro que es volverse una persona dependiente y lo doloroso que es psicológicamente, no solo para él, si no para los de su entorno: "No solo te vuelvas dependiente, sino que tu entorno tiene que estar pendiente de ti, que es incluso más duro incluso”.

La fortaleza mental es un factor fundamental ante este tipo de lesiones tan duras y permanentes, no es fácil hacerse a la idea de ver como “con 21 años que todos tus planes de futuro se truncan por completo y también los de tu familia" Ya no solo en lo social, los estudios y el trabajo son cosas tan normales que se vuelven muy complicadas, pero el deportista aragonés sabía que no debía rendirse y mantuvo un estado mental fuerte. Gracias a la ayuda de su entorno, en especial, la ayuda familiar de sus padres y hermana, Alejandro Gastón fue al gimnasio de su pueblo a entrenar diariamente. Pero, no solo su familia le fue de ayuda, también personas que comprendían de primera mano su situación: “Me han ayudado mucho otros tetrapléjicos que se encuentran en mi situación. Además, la gente de mi pueblo siempre me ha animado", asegura feliz el aragonés.

En primer momento es una tarea dificultosa imaginar las diversas situaciones de la vida cotidiana que llevaron a pensar al deportista "¿Qué va a ser de mi?", pero esto no fue un impedimento para que Gastón siguiese esforzándose y trabajando llegando, años después del accidente, a retomar sus estudios de Ingeniería Técnica en la Universidad de Zaragoza y su vida social que había dejado de lado. Estudios que consiguió finalizar con creces y que le ayudaron para ser "un punto de inflexión" para él y "para toda su familia" como confirma al medio aragonés. Si te pasan cosas buenas es más fácil pensar en positivo, y al aragonés el ver que su "futuro laboral mejoraba fue muy importante". 

Después de tantos años, acudiendo diariamente al gimnasio y ver su mejoría física gracias a su esfuerzo "le dio el gusanillo de competir". Junto la inestimable ayuda de su entrenador, el deportista aragonés investigó las diferentes disciplinas en las que pudiese participar y competir a alto nivel. La primera opción, según cuenta fue el ciclismo, pero la "dificultad aparatosa de subir y bajar de ella era un problemas, además del espacio donde guardarla". Finalmente, pudo conseguir una bicicleta adaptada propia, sin necesidad de contar con una prestada. De ahí hasta conseguir llegar a ganar el Campeonato Nacional de Bicicleta adaptada en Cartagena el pasado noviembre, convirtiéndose en un ejemplo a seguir.

No solo se limita al ciclismo, pues las ganas de competir de Gastón le llevan más allá y el rugby es otra de sus grandes pasiones, gracias a su capacidad integradora pudiendo "jugar deportistas con parálisis cerebral y personas con amputaciones". A pesar de ser un deporte muy desconocido en nuestro país en pleno desarrollo en la comunidad aragonesa, el deportista se alzó con el oro en el Campeonato de España de Soria, junto a sus compañeros del Club Adapta Zaragoza. Convirtiéndole en un deportista de alto nivel nacional, en equipo y en solitario.  "Somos nueve compañeros y cada uno tenemos nuestra historia de superación personal detrás", confirmó el aragonés.

A pesar de todas las adversidades e impedimentos, Alejandro Gastón supo reponerse ante toso, sin parar de trabajar y de esforzarse, no tumbándose ante el revés que le dio la vida, sino usándolo como impulso para seguir adelante, un ejemplo que muchos deberíamos de recordar en las peores situaciones.