lunes. 22.04.2024

Ya es San Valentín, el día de los enamorados , donde las parejas del mundo destilan amor y celebran la suerte de poder estar junto a la persona que amas. Aunque en la actualidad, dicha festividad se ha vuelto una fecha perfecta para ejercer el capitalismo, con la publicidad y mensajes que a veces apelan al "amor romántico" que ello conlleva, en la que los enamorados celebran un día especial con sus parejas, su origen es un tanto más macabro.

La historia del Santo que da nombre a dicha festividad no es tan alegre como la celebración del amor, bueno, al menos fue alguien, que literalmente, dio su vida por el amor de los demás. San Valentín realmente conmemora las buenas obras que el Santo San Valentín realizó en Roma, cargados de conceptos como el amor universal y la afectividad. Por ello entender el origen e historia del santo que da nombre a la festividad puede que recupere un poco los verdaderos valores de la misma.

La festividad de San Valentín se generó debido a la religión católica, como la gran mayoría de festividades celebradas en nuestro país. La creación de dicha fiesta sirvió en el pasado para contrarrestar los ritos paganos y celebraciones que ya existían en el Imperio Romano, más concretamente las llamada Fiestas lupercales. Algunas de estas se intentaron contrarrestar por su brutalidad, por ejemplo en una celebrando la fertilidad, se golpeaba a las mujeres con látigos e piel de cabra y de perro, impregnadas en la sangre de estos animales, esperando así mejorar su capacidad para engendrar.

Como manera de contrastar dichos ritos algo salvajes y dañinos, se comenzó a celebrar San Valentín, una fiesta para celebrar el amor universal desde el pensamiento cristiano, la mirada del amor puro y cariño hacia los hermanos cristianos. Fue una de las primeras festividades cristianas expandidas por el mundo para llevar el cristianismo a todas partes, Aunque con el paso del tiempo los valores de la fiesta fueron cambiando, estando más asociada al amor hacia una pareja, dejando atrás sus valores religiosos a partir del siglo XX.

La Historia de San Valentín

San Valentín fue una de las personas enviadas a Roma para expandir el catolicismo en tiempos del Imperio Romano, este, cuando el cristianismo estaba terminantemente prohibido, realizaba obras de solidaridad y amor para la ciudadanía en nombre del cristianismo. Su obra más destacada fue casar religiosamente a los soldados romanos en las mazmorras de las cárceles junto a sus prometidas para inculcarles los valores del amor cristiano. 

Al ser descubierto tal ilegalidad, las autoridades apresaron al santo y lo llevaron ante el emperador Claudio II, para que diese explicaciones de sus actos y ser juzgado. Se dice que Claudio solo quería desterrarle, pero finalmente, los altos funcionarios del Imperio tenían otros planes y presionaron al emperador para que el santo fuese decapitado.

Es así como San Valentín fue condenado a muerte por cumplir la unión y el amor de otras personas. Se dice que San Valentín conoció en la prisión a la hija del juez, la cual era ciega y de la que se enamoró, por la cual rezó ante dios para que la chica recuperara la vista y le dio un papel antes de la ejecución para que lo leyese. Cuando la chica lo abrió, ella pudo leer el papel, donde ponía escrito "Tu Valentín", de ahí la fuerte unión del santo con el amor. 

San Valentín perdió literalmente la cabeza por celebrar el amor de otros y cumplir con los sentimientos puros de amor cristiano de personas para las que él era un enemigo. En San Valentín no solo celebremos el amor de pareja, aprovecha para decir a tus amigos o familiares cuanto les quieres y celebra el amor universal, eso sí, sin volvernos locos y perder la cabeza.

La verdadera historia de San Valentín: Decapitado por casar a soldados con sus prometidas