miércoles 28/7/21

Nueva exposición de Gervasio Sánchez en la galería Ignacio Barceló

Captura
Gervasio Sánchez, autor de la exposición Retratos en la ciudad

La exposición Retratos en la ciudad, abierta en la Galería Ignacio Barceló, de AFOCO (Alcalde de la Cruz Ceballos, 7), recupera las imágenes llenas de intimidad, ternura y espontaneidad en las que Gervasio Sánchez, fotógrafo de reconocido prestigio internacional y enviado especial de la UNESCO por la Paz desde 1998, retrató en directo a ciudadanos cordobeses en la Bienal de 2008. Y lo hace con ocasión de su nombramiento de Presidente de Honor de la Asociación Fotográfica Córdobesa (AFOCO) a la que el autor está ligado desde hace muchos años en su doble condición de cordobés y fotógrafo. Acostumbrados a ver las fotografías de conflictos bélicos y los estragos de la guerra en las personas fotografiadas por Gervasio, sorprende la facilidad con la que el autor consiguió plasmar los aspectos más espontáneos, naturales y a veces sutiles de quienes posaron para el autor ante un simple fondo y sin más preparación que una breve conversación. La exposición Retratos en la ciudad, de Gervasio Sánchez, cuyos comisarios son José Lara y Antonio Sanz, estará abierta en la Galería Ignacio Barceló hasta el 23 de mayo (lunes a viernes, de 19.00 a 21.00, y sábados, de 12.00 a 14.00).

Gervasio Sánchez nació en Córdoba en 1959. Licenciado en 1984 en la rama de Periodismo de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Autónoma de Barcelona, desde entonces ha trabajado como periodista independiente para diferentes diarios y revistas, especializándose en conflictos armados. Reside en la ciudad de Zaragoza desde la década de los ochenta, donde trabaja para el Heraldo de Aragón. Premio Cirilo Rodríguez, el más prestigioso del Estado español para periodistas que ejercen su labor en el extranjero como enviados especiales o corresponsales permanentes. Premio de Derechos Humanos de Periodismo por su libro Vidas minadas. Medalla de Oro de Santa Isabel de Portugal concedida por la Diputación Provincial de Zaragoza. Medalla al Mérito Profesional concedida por el Gobierno de Aragón. Premio Javier Bueno otorgado por la Asociación de la Prensa de Madrid. Premio Andalucía de Cultura en la modalidad de Fotografía. Premio Ortega y Gasset 2008 del diario El País en la categoría de Periodismo Gráfico. Premio Internacional Julio Anguita Parrado por «su independencia, su excelencia periodística y por ser capaz de mantener una clara conciencia cívica y un permanente compromiso cívico». Gran Cruz de la Orden Civil de la Solidaridad Social. Premio Andaluz de Fotografía en 2020. Es autor de varios libros fotográficos, entre ellos Kosovo, Niños de la guerra, Sierra Leona. Guerra y paz, La caravana de la muerte. Las víctimas de Pinochet, Latidos del tiempo, Vidas minadas y Sarajevo 1992-2008 (publicados por Blume).

14 exposiciones

La Bienal de Fotografía de Córdoba, con Imágenes Inmunes como lema para la ocasión, rinde homenaje en esta décimo séptima edición a la asociación que la creó, AFOCO, responsable tras sus cuarenta años de vida del muy destacado lugar que ocupa Córdoba en el panorama fotográfico nacional. Se celebrará del 26 de marzo al 23 de mayo e incluye 14 exposiciones, distribuidas en diferentes salas y espacios de Córdoba, como Fundación Rafael Boti, Tendillas, Bulevar de Gran Capitán, Vimcorsa, AFOCO, Colegio de Arquitectos, Teatro Cómico, C3A, Casa Arabe, Cajasol, Casa Góngora, Centro Pepe Espaliú y Museo Taurino. La organiza la Delegación de Cultura y Patrimonio Histórico del Ayuntamiento y cuenta con la colaboración de AFOCO, Junta de Andalucía, Casa Árabe, Fundación Botí, VIMCORSA, Obra Social 'la Caixa', Fundación CajaSol, Colección Los Bragales y Colegio Oficial de Arquitectos de Córdoba.

Córdoba posee una tradición fotográfica que se remonta a los mismos orígenes del invento, cuando en 1840, solo un año después de la presentación oficial por Niépce y Daguerre, la ciudad contaba ya con el daguerrotipista, Manuel Alcalá. Desde entonces la fotografía cordobesa ha recorrido un largo camino lleno de hitos de relieve nacional e internacional, aunque será a partir de 1981, con el nacimiento de AFOCO, cuando tome impulso como medio creativo. Este grupo de aficionados, más allá de imitar la tradición endogámica del salonismo español aún imperante en nuestro país en los 80, crea un modelo de asociación amateur abierta a las nuevas corrientes y ámbitos de la fotografía de finales del siglo XX. Una filosofía abierta a la sociedad cordobesa y sin ánimo de lucro que, gracias al apoyo incondicional del Ayuntamiento de Córdoba, permite conocer en la ciudad la obra de los autores nacionales y foráneos más importantes del momento. Iniciativas como el Premio Mezquita; la Bienal Internacional de Fotografía, hoy el festival fotográfico más veterano de España; la Posada del Potro, una de las primeras salas de exposiciones dedicadas en exclusiva a la fotografía de nuestro país; la colección de libros fotográficos «Albors», o el proyecto «Una aproximación visual a la guitarra» sitúan a Córdoba en primera plana de la fotografía.

Tras dieciséis ediciones y el análisis de las sinergias como causa-efecto de la propia Bienal, es el momento de explicar y poner de manifiesto el resultado del permanente diálogo que se ha propiciado entre fotógrafos de esta ciudad y los cientos de autores venidos de fuera, que han hecho fracasar cualquier posible deriva endémica local provocando la súbita evolución de la fotografía cordobesa hasta cotas nunca imaginadas, como lo demuestra el hecho de ser la única ciudad en nuestro país que reúne las cuatro categorías del premio nacional que concede la Confederación Española de Fotografía (CEF): mejor institución (Ayuntamiento), mejor asociación (AFOCO), mejor fotógrafo (José F. Gálvez) y mejor revista (Diafragma Foto).

Este año la Bienal rinde homenaje a la asociación que la creó, AFOCO, responsable tras sus cuarenta años de vida del importantísimo intercambio cultural fotográfico que se ha producido en la ciudad con la llegada de grandes autores que han influido de manera radical en la evolución de la fotografía local. Han sido premios nacionales, CEF y FAF, artistas y maestros FIAP, fotógrafos y galeristas, historiadores o directores de revistas especializadas, los que han han aportado conocimientos, experiencias, ideas, consejos y una serie de obras que hoy forman parte de la Fototeca de Córdoba -conservada y catalogada en el Archivo Municipal de la Ciudad- a través de las cuales se pueden estudiar y comprender los conceptos, tendencias y estilos surgidos en la segunda mitad del siglo XX y las dos primeras décadas del XXI, donde las nuevas tecnologías han abierto un futuro sumamente interesante a toda clase de posibilidades creativas, como nunca había ocurrido anteriormente.

Comentarios