martes. 28.05.2024

Desde el surgimiento del movimiento estadounidense #MeToo en 2017, destinado a visibilizar y denunciar la violencia sexual en la industria cinematográfica, una serie de casos han emergido, revelando no solo la dimensión del problema sino también la necesidad de confrontarlo. El movimiento, inicialmente impulsado por las acusaciones contra Harvey Weinstein, ha puesto al descubierto la magnitud del abuso en Hollywood. Sin embargo, este fenómeno ha traspasado fronteras y está cobrando fuerza también en España en los últimos días con nuevas denuncias.

Rompiendo el silencio: las actrices españolas alzan la voz contra el abuso en la industria cinematográfica

Durante años, el cine español ha sido testigo de un preocupante silencio en torno al abuso que se beneficiaba de la falta de denuncias judiciales y del miedo a las consecuencias que podían surgir al señalar a figuras poderosas, perpetuando una cultura de silencio que afectaba a las víctimas y permitía que los agresores evadieran la responsabilidad.

Sin embargo, en un giro significativo dentro de la industria cinematográfica española, el elenco femenino ha decidido dar un paso al frente, desafiando esos años de silencio y acusaciones veladas en una valiente lucha contra el abuso. Siguiendo el ejemplo de su compañera Jedet en 2022, que denunció a Javier Pérez Santana por tocamientos no deseados tras los Premios Ferroz, en los últimos días, varias actrices españolas también se han enfrentado a esta dinámica al compartir públicamente sus experiencias de abuso e identificar con nombre y apellidos a sus agresores: Carlos Vermut y Armando Ravelo.

Sin embargo, el #MeToo lleva más años presente en España. Aunque hasta ahora no se habían formalizado denuncias judiciales, otras actrices habían decidido romper el silencio y compartir públicamente sus experiencias de abuso, contribuyendo así a destapar una realidad oculta durante mucho tiempo en la sociedad española pero sin dar nombres. Una de las pioneras del movimiento en España fue Leticia Dolera en 2017 que reveló a la prensa los abusos que había sufrido durante su carrera, lo que animó a actrices como Aitana Sanchez-Gijón, Ana Gracia, Maribel Verdú y Carla Hidalgo, entre otras, a contar sus historias.

Con la reciente revelación de casos específicos, como los de Vermut y Ravelo, las actrices españolas están llevando el #MeToo a un nuevo nivel en España, buscando no solo la denuncia pública sino también la acción judicial. Pero a pesar de los avances, aun existen desafíos, como la necesidad de erradicar la cultura de la impunidad y el miedo asociado con la denuncia.

El #MeToo cobra fuerza en el cine español