miércoles 27/10/21

El yacimiento de Cercadilla se someterá a un plan de limpieza de cara a futuras visitas turísticas

Cercadilla
Cercadilla

El presidente de la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) de Córdoba, Salvador Fuentes (PP), ha informado este martes del inicio de un plan de limpieza en el yacimiento de Cercadilla y posteriormente se hará un diagnóstico sobre los 16.000 metros cuadrados al ser "un referente cultural de primera magnitud", de modo que "se va a intentar ordenar y ver cómo se pone en carga, con seguridad jurídica", para contar con visitas en un futuro, todo ello dependiendo del "poco" presupuesto para actuaciones de este tipo en estos momentos.

Así lo ha declarado el edil a los periodistas, junto al jefe del Servicio de Arqueología del organismo autónomo, Juan Murillo, al tiempo que ha destacado que "ahora lo prioritario es la limpieza y mantener una estrategia de limpieza permanente para que en ningún caso se vea este espacio con jaramagos y mal cuidado", todo ello tras la situación "absolutamente rocambolesca" sobre la propiedad de la parcela entre administraciones y años de "indefinición" sobre el espacio entre Junta y Ayuntamiento.

Al respecto, Murillo ha explicado que "desde el año 1997, cuando se inscribe en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz como Bien de Interés Cultural, la Junta se había comprometido a desarrollar un proyecto del enclave arqueológico, que fue incluido en la Red de Espacios Culturales de Andalucía".

En este caso, ha detallado que "se puso a disposición de la Junta en dos ocasiones y en el año 2017 la Junta dijo que no le interesaba y que no iban a seguir adelante", de manera que "a partir de ese momento no hay una gestión realmente, porque la Delegación de Cultura del Ayuntamiento se encontró con problemas, puesto que era un suelo que había sido cedido por acuerdo de la Junta de Gobierno Local en dos ocasiones a la Junta y no constaba en el expediente esa renuncia".

Así, ha apuntado que "se llegó a solventar eso de la mejor forma posible, pero se ha llegado a la situación en la cual no se ha desarrollado un proyecto de mantenimiento", a lo que ha agregado que "conservar esto supuso modificar el Plan Parcial Renfe", entre otros aspectos.

No obstante, el arqueólogo ha manifestado que "el problema de Cercadilla es que no se previó la carga y el impacto arqueológico que podía tener una actuación de calado" para el soterramiento del ferrocarril en la zona, a la vez que ha defendido que "en el Ayuntamiento se aprendió y desde el Plan General de 2001 ya hay una política preventiva en relación con el patrimonio arqueológico", de forma que "no se ha vuelto a tener ningún escándalo de este calibre", ha apostillado.

Mientras, Murillo ha expresado que "se salvó una parte y en la situación actual hay que darle un uso", de manera que "lo primero es mantener y tener lo suficientemente limpia como para que no sea una vergüenza", además de "hacer una diagnosis del estado en que se encuentran los distintos restos y ver lo que han sufrido durante estos años, desde 1991", ha destacado.

Al hilo, ha defendido "desarrollar toda la creatividad e iniciativa con los pocos recursos que hay", puesto que "hay mucho patrimonio y pocos recursos para todo ese patrimonio", si bien ha elogiado que "se va a hacer una programación a medio y largo plazo para las sucesivas actuaciones" y que "dentro de poco pueda haber visitas con una normalidad".

Según ha concretado, "de los 16.000 metros cuadrados puede haber excavados unos 5.000 o 6.000 metros cuadrados", aunque "el objetivo número uno es garantizar la salubridad, la higiene urbana y la imagen de que esto sea un jardín arqueológico", ha remarcado el arqueólogo, para apuntar también a las labores de conservación "de lo que ya existe"; "poner en carga social y cultural este elemento", y "resolver problemas" ante "el gran conjunto arquitectónico" sobre su cronología exacta y otros datos.

LA RONDA NORTE

En otro orden de cosas, Fuentes ha resaltado sobre la Ronda Norte que se lleva a cabo "un cumplimiento contractual con la empresa", de ahí que "la idea sea inaugurarla este mes", pero "hay que cumplir también los acuerdos con los vecinos", ha aclarado.

De este modo, ha precisado que la zona que une la glorieta de Fuente de la Salud con Ingeniero Ruiz Azúa "no se va a poner en funcionamiento hasta que no se tengan los semáforos, las señales horizontales y se cumpla lo comprometido con los vecinos, que con muy buen criterio quieren que eso sea una avenida con sus semáforos y que puedan tener seguridad".

Ante ello, ha aseverado que suponen "actuaciones puntuales que requieren de contratos menores", si bien "en el momento que la empresa acabe la obra", cree que "sí se puede poner en funcionamiento en este mes el tramo que va desde Aucorsa a la ronda de Madres Escolapias".

Comentarios