sábado 21/5/22

La Iglesia española dice no tener constancia de ostentar la titularidad de unos 1.000 de los 34.961 bienes inmatriculados por la Iglesia católica que aparecen en el listado hecho público por el Gobierno hace casi un año, en febrero de 2021.

Así se lo ha trasladado el presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) y cardenal arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, este lunes 24 de enero, durante la reunión que han mantenido en la sede de la CEE.

En concreto, la Conferencia Episcopal ha informado de que "un millar aproximado" de bienes pertenecerían "a un tercero" o a la Iglesia "no le consta su titularidad" sobre los mismos.

Los datos de este conjunto de bienes, en principio adjudicados a la Iglesia, han sido facilitados al Gobierno por parte de la Conferencia Episcopal Española.

La previsión es que el Gobierno ponga en conocimiento de las entidades locales y de los registros esta información y se puedan, de este modo, iniciar los procesos de regularización que, en su caso, pudieran corresponder, según un comunicado conjunto de la CEE y la Moncloa. Además, la Iglesia ha manifestado su compromiso de colaboración a fin de facilitar tales procesos.

Fuentes gubernamentales han confirmado a Europa Press que el Ejecutivo se pondrá en contacto con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) para trasladarle esta información.

El asunto de las inmatriculaciones se remonta al año 1998, cuando el entonces presidente del Gobierno José María Aznar llevó a cabo una reforma de la Ley Hipotecaria, por la que se suprimió la prohibición de inscripción de los templos destinados al culto católico.

De esta forma, desde 1998 hasta el año 2015 la Iglesia católica española tuvo la posibilidad de inmatricular bienes, registrarlos por primera vez, de acuerdo con esta reforma de la ley hipotecaria.

Si bien, en 2015, durante el gobierno de Mariano Rajoy, se derogó este sistema y la Iglesia católica dejó de tener esta posibilidad.

Dos años después, en abril de 2017, el Congreso de los Diputados aprobó una proposición no de ley para urgir al Gobierno a aportar una relación de los bienes inmatriculados por la Iglesia católica en el periodo de 1998 y 2015.

Finalmente, fue en febrero de 2021 cuando el Gobierno, ya con Pedro Sánchez como presidente, hizo público dicho listado. En concreto, según esta lista, la Iglesia católica en España inmatriculó un total de 34.961 bienes desde 1998 hasta 2015.

La entonces vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Carmen Calvo, precisó que estas inmatriculaciones se hicieron "a la luz de la legalidad".

Desde entonces, se ha producido una negociación entre la Iglesia y el Estado consistente en verificar que todos los bienes que aparecen en dicho listado son los que se han efectuado conforme a la ley y subsanar errores, como pueden ser registros que figuren duplicados, bienes inscritos en otro periodo de tiempo o que se enajenaron.

La CEE ha realizado este estudio a través de consultas a las diócesis, que ha consistido en la catalogación de los bienes, su división por diócesis y verificación de los procesos de inmatriculación en cada uno de los bienes mencionados.

El Gobierno y la Conferencia Episcopal constituyeron una Comisión 'ad hoc' dentro del diálogo entre la Iglesia y el Estado español, sobre el asunto relativo a los bienes inmatriculados por la Iglesia Católica.

Dentro de este diálogo, el pasado mes de agosto ya mantuvieron una reunión el ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños, y el presidente de la CEE, Juan José Omella, y desde entonces, según informan ambas partes, se habían intensificado los trabajos.

Además, la semana pasada, Bolaños y Omella se volvieron a reunir para perfilar este asunto y el ministro precisó, tras el encuentro, que las negociaciones estaban "avanzando" y esperaba tener resultados "lo antes posible".

La conclusión de los trabajos se ha materializado este lunes con un encuentro entre el cardenal Omella y el presidente Sánchez en la sede de la Conferencia Episcopal Española (CEE), en Madrid.

LA PRIMERA VISITA DE SÁNCHEZ

Era la primera vez que el presidente del Gobierno visitaba la casa de los obispos y la reunión se ha prolongado durante una hora, según ha informado la CEE.

En el transcurso del encuentro, el presidente de la Conferencia Episcopal ha enseñado a Sánchez la Capilla de la Sucesión Apostólica, obra de Rupnik, y ha rezado una breve oración por los gobernantes de España. También le ha mostrado la sala de la Asamblea Plenaria, explicándole el funcionamiento de los organismos de la Conferencia.

Al comenzar la reunión, el cardenal Omella ha entregado al como recuerdo de la visita el libro 'La Capilla de la sucesión apostólica', así como algunos de los documentos de la CEE: 'Iglesia servidora de los pobres', 'Fieles al envío misionero. Orientaciones de la CEE para 2022-2027'; además de la 'Memoria de actividades de la Iglesia' y el texto 'La Iglesia, Pueblo de Dios entre las naciones'.

Durante la reunión, Omella también ha trasladado a Sánchez el trabajo de la Iglesia durante la pandemia, así como la preocupación por las cuestiones sociales de inmigración, corredores humanitarios y las dificultades en la España vaciada, según ha informado la CEE.

ENCUENTRO CORDIAL

Tras el encuentro, el cardenal Omella ha valorado lo "cordial" que ha sido la reunión, en la que han manifestado, según ha dicho "el deseo de colaboración de las dos instituciones, el Estado y la Iglesia, para el bien común de la sociedad española".

Entre los temas abordados, el presidente de los obispos ha destacado algunos en los que comparten su intención de colaboración "estrecha", como "los inmigrantes, los corredores humanitarios" o la lucha contra "la pobreza"; y otros más "morales" en los que encuentran divergencias como "el aborto, la eutanasia" o la "educación".

También han intercambiado opiniones sobre otros asuntos como la vivienda o la libertad de conciencia, según ha añadido el arzobispo, para quien el encuentro ha supuesto "un momento muy bonito de acercamiento".

También ha calificado la reunión de "muy satisfactoria" el secretario general y portavoz de la CEE, Luis Argüello. "Hemos podido presentar el resultado de un trabajo que dice que casi un millar de bienes inmatriculados, la Iglesia ha contrastado sus propios informes en las diócesis para ver que en esos mil bienes habría que hacer una revisión", ha explicado.

Además, ha destacado que, en el ámbito del encuentro, al que también ha asistido el ministro Félix Bolaños, han tenido la oportunidad de hablar sobre el futuro de los trabajos a realizar en el asunto del régimen fiscal que ha quedado "muy encauzado", según Argüello.

La Iglesia informa que no le consta tener titularidad de unos 1.000 bienes inmatriculados
Comentarios