domingo. 14.04.2024

Anguita y Julio es un documental sonoro narrado por los periodistas cordobeses Marta Jiménez y José María Martín que descubre la persona que hay detrás del personaje público: Julio Anguita González, exalcalde de Córdoba, primer alcalde comunista en gobernar una capital de provincia es España tras la dictadura, secretario general del PCE y cofundador y líder de Izquierda Unida. Figura que rechazó la corrupción, cuestionó los grandes consensos alcanzados en la Transición y pionero a la hora de proponer una confluencia de las izquierdas que ensanchara su base. 

Este podcast, una idea original de Cordópolis y elDiario.es,  se desarrolla a partir de los testimonios de más de una treintena de entrevistas. Un mosaico sonoro en el que participan personas de su círculo íntimo, como su familia, o amigos como Yayo Herrero; políticos como Alberto Garzón, Yolanda Díaz, Pablo Iglesias, Carmen Calvo, Javier Arenas o Felipe Alcaraz y los periodistas Iñaki Gabilondo, Pedro J. Ramírez, Rodolfo Serrano o Andrés Gil

El primer episodio comienza con la noche del 23 de febrero de 1981 con Julio Anguita  encerrado en su despacho del Ayuntamiento de Córdoba. El punto de partida de un relato que presenta a Anguita, el político, y a Julio, la persona tras ese político, a través de su infancia, su ética, su legado y de su última casa. 

"¿Qué crees que conoce la gente hoy sobre Julio Anguita?", pregunta Marta Jiménez. "Que fue líder de Izquierda Unida, líder del Partido Comunista y alcalde de Córdoba en los años 80", responde Jose María Martín. "En aquel entonces le llamaban 'El Califa Rojo'", dice Marta.

En el segundo episodio, Anguita habla sobre cómo sus primeros destinos como maestro, en Montilla, hacen que viva una crisis y rompa con sus ideales para abrazar el comunismo. La figura de su maestro, Rafael Balsera del Pino, será fundamental en este proceso que lo llevará a afiliarse a un Partido Comunista aún en la clandestinidad, a conquistar al pueblo por su oratoria y a acabar convertido en alcalde de Córdoba, donde protagonizará dos grandes polémicas: una con la Iglesia y otra con la monarquía. En un enfrentamiento con el obispo le dedicó las palabras: "Tómelo como una corrección, de quien siendo su alcalde no está bajo la autoridad administrativa, ni religiosa, de su ilustrísima". Con el Rey emérito Juan Carlos, la controversia se produjo cuando la casa real no quiso asistir a la inauguración de aquel ayuntamiento presidido por un comunista.

Los periodistas cordobeses que han realizado este documental sonoro continuan hablando sobre lo ocurrido en septiembre de 1996, cuando Julio Anguita pronuncia un discurso histórico en la fiesta del PCE.

Desde este momento en la Casa de Campo de Madrid, el episodio salta al pasado de Anguita en Sevilla, donde pone en marcha la Convocatoria por Andalucía, precursora de Izquierda Unida. Después, Anguita se ve obligado a marcharse a Madrid para convertirse en secretario general del PCE. Unos meses más tarde será coordinador federal de Izquierda Unida y se verá envuelto en una espiral política, con el tratado de Maastricht en el centro de sus primeros años en el Congreso, que desemboca en su primer infarto.

Avanzamos un poco más en la historia y, en el cuarto episodio, los periodistas hablan sobre las tres personalidades políticas en la España de los 90: Felipe González, Jose María Aznar y, por supuesto, Julio Anguita. Además, recuerdan la cena en casa de Pedro J. Ramírez con el presidente del gobierno, José María Aznar, y el segundo infarto que sufrió Anguita, que le apartó de la primera línea política.

Anguita pronunció su frase más icónica el 7 de abril de 2003, el día que su hijo mayor, Julio Anguita Parrado, murió en la guerra de Irak, cuando iba empotrado como periodista con el ejército americano. En este episodio, Julio viaja de la oscuridad de la muerte de su hijo a la luz de una vitalidad que le permitió, ya jubilado, disfrutar de los pequeños placeres de la vida, como jugar al dominó con amigos en la plaza de la Corredera de Córdoba, sin dejar de lado su compromiso político.

"Hace veinte días mi hijo, Julio Anguita Parrado, estuvo conmigo y me dijo que el quería ir a la primera línea. Los que han podido leer sus crónicas saben que era un hombre muy abierto y buen periodista. ¡Maldita sean las guerras y los canallas que las hacen!", Julio Anguita

Por último, el sexto episodio relata como Julio Anguita vuelve al escenario donde verbaliza lo que nadie se había atrevido en un mitin junto a Antonio Maíllo y Alberto Garzón (2015): "Esto no lo cambia una fuerza política, es imposible. Cuando terminen las elecciones ATAC, ECO, Podemos, los sindicatos (...) que corten las amarras con el régimen de la Transición; lo de la Izquierda ya no es hablar con los compañeros del PSOE, no podemos estar criticando el bipartidismo y estar dispuestos, después, a negociar con ellos". Pocos días después acompaña y abraza a Pablo Iglesias en un acto en Córdoba y le dice al oído: "Este es el año 77, Pablo", evocando aquel momento de unidad de la izquierda, después de la muerte de Franco, que permitió armar una estrategia conjunta para lograr la democracia.

Ese es el legado del final de su vida junto a sus discursos, entrevistas e ideales que hoy en día siguen rodando por el universo digital. Anguita murió el 16 de mayo de 2020, en plena pandemia, y muchos se saltaron las restricciones para darle un último adiós bajo la banda sonora del adagio de Albinoni.

Anguita y Julio, el podcast que cuenta la historia de Julio Anguita