lunes. 15.04.2024

Más de un centenar de comunidades y colectivos católicos españoles, integrados en Redes Cristianas han enviado un documento al Vaticano y a la cúpula de la Conferencia Episcopal Española (CEE) con sus aportaciones para el Sínodo de los obispos, que se celebrará en octubre de 2023 y tratará sobre sinodalidad, y piden una Iglesia "horizontal" y "de iguales".

El documento, titulado 'Por una Iglesia posible y necesaria en España' y remitido directamente a la Secretaría General del Sínodo, tiene 11 páginas y se divide en tres partes: en la primera, denuncian gestos y actos de la jerarquía eclesiástica; en la segunda, se apoyan en el Evangelio, el Concilio Vaticano II y documentos del Papa Francisco; y en la tercera, plantean transformaciones urgentes.

Los firmantes del texto, señalan que la Iglesia está ante "una nueva era" y, a su juicio, los signos de este tiempo están "clamando por un cambio de tal magnitud en la Iglesia que ya no le permiten el autoengaño de ir poniendo 'remiendos nuevos en un vestido viejo'" sino que "la están obligando a emprender un cambio radical en el fondo y en la forma".

Entre los gestos y actos que denuncian de la jerarquía eclesiástica, hacia dentro y fuera de la institución, señalan: "sus pretensiones de uniformismo doctrinal y moral, su patriarcalismo y organización estamental piramidal, sus exclusiones principalmente de la mujer y las personas diferentes, su estatus de privilegio en la sociedad civil y su posicionamiento oficial al lado de las políticas más anacrónicas y reaccionarias".

Asimismo, denuncian, "de forma especial, por el escándalo que supone en estos días" su "apropiación de inmuebles del patrimonio común y el escándalo de la pederastia por parte del clero".

La segunda parte del documento se apoya en los lugares o raíces de la Iglesia cristiana: el Evangelio; el "espíritu de encarnación histórica" del Concilio Vaticano II de Medellín y la Teología de la Liberación; los documentos del Papa Francisco y la propia experiencia de Redes Cristianas.

A continuación, los firmantes proponen algunas "trasformaciones urgentes" que la Iglesia como institución está "urgida a emprender tanto para responder a los desafíos internos de la nueva sensibilidad espiritual de los fieles como para rectificar externamente su deformada imagen pública y aspirar a ser un referente ético y de sentido en medio de una sociedad laica y secularizada".

En este contexto, sugieren su "renuncia a la verticalidad" apostando por una "sociedad horizontal, de iguales", articulada en torno a "la comunidad y los servicios o cuidados"; el reconocimiento y presencia de las mujeres en todas las instancias y actividades, así como de las personas diferentes; la "ruptura del uniformismo doctrinal y moral" y la "asunción de la disidencia y de la diversidad teológico doctrinal".

También urgen a la jerarquía española a la denuncia de los Acuerdos con la Santa Sede, que consideran la "base de su estatus de privilegio"; a "la devolución de los bienes ilegalmente inmatriculados" y a "la ruptura del silencio y colaboración activa en el esclarecimiento de la pederastia y la retribución moral y física a las víctimas".

El documento se cierra con una propuesta práctica de "organización autogestionada en cada lugar y tiempo de Iglesia, vinculada con el resto y en comunión con la Iglesia universal".

Envían al Vaticano peticiones para una Iglesia "horizontal y de iguales"