domingo 28/2/21

La Conferencia Episcopal da instrucciones para 'volver a misa' tras el desconfinamiento

Fuente: Conferencia Episcopal Española
campanario iglesia
Fuente: Conferencia Episcopal Española campanario iglesia

La Conferencia Episcopal Española (CEE) ha propuesto una serie de disposiciones para tratar de abordar la desescalada del confinamiento de la mejor forma posible. Asimismo, como aseguró el gobierno, el plan de la misma podrá modificarse "en las situaciones que sea necesario". De forma general, "se establece el aforo máximo de los templos (1/3 en la primera fase y 1/2 en la segunda) y respetar la distancia de seguridad."

Concretamente el plan establecido se divide en varias fases: La primera fase, conocida como "Fase 0", la CEE asegura que "mantenemos la situación actual. Culto sin pueblo.", poniendo el foco en las personas "que han perdido a seres queridos", pudiendo estas recibir "atención religiosa personalizada". 

Tras el fin de esta fase, "se permitirá la asistencia grupal, pero no masiva, a los templos sin superar el tercio del aforo" en las que otra vez se pone el foco en las familias que se encuentren en "duelo" por haber perdido alguna persona cercana.

La "Fase 2" será la que permitirá "el restablecimiento de los servicios ordinarios y grupales de la acción pastoral con los criterios organizativos y sanitarios." Las medidas que se establecen en ella es que el aforo sea "la mitad" del permitido. 

La última fase supondrá la vuelta a la normalidad para los lugares de culto católico, que deberá tener "en cuenta las medidas necesarias hasta que haya una solución médica a la enfermedad."

Asimismo, no se podrán realizar "visitas turísticas en la fases 1 y 2 de la desescalada."

Previamente, la CEE, asegura que se deberá "ofrecer gel hidroalcohólico o algún desinfectante similar" a la entrada de los lugares de culto.

Durante las liturgias, se establecen medidas para evitar la propagación del Covid-19 como "evitar los coros en la parroquia", que el "cestillo de la colecta no se pasará durante el ofertorio", "el sacerdote celebrante desinfectará sus manos al empezar el canon de la misa" o la sustitución del "saludo de la paz" por un "un gesto evitando el contacto directo".

A la salida de las celebraciones se sugiere que se establezca de forma "ordenada". 

La puesta en marcha de estas propuestas será el lunes 11 de mayo. 

Comentarios