jueves. 30.05.2024

La Biblioteca Central de Córdoba se llamará Antonio Gala y un encuentro poético-musical junto a un busto con la figura del autor cordobés fallecido en mayo de este año, que se ubicará frente al Gran Teatro, le recordará cada año, según han acordado consensuadamente el Ayuntamiento de la capital y la Fundación Antonio Gala, y han anunciado el alcalde, Jose María Bellido, y el presidente de la entidad, Francisco Moreno. 

En una rueda de prensa, el regidor ha resaltado que "es uno de los más grandes dentro de la historia de la cultura", con "una personalidad que el tiempo y la historia juzgarán", al tiempo que ha valorado "el compromiso que ha tenido siempre Antonio, el amor y la devoción que ha tenido a la ciudad, un amor y una devoción desde su niñez hasta su compromiso incluso artístico, que ha recorrido toda su obra", además de llegar "incluso a un compromiso de carácter social", siendo Antonio Gala "un firme defensor de la realidad andaluza y de la propia autonomía que debería tener esta tierra". 

Tras elogiar que la ciudadanía ha reclamado "justamente que esta ciudad tuviera un recuerdo permanente, real y físico hacia la persona de Antonio Gala", el alcalde ha detallado que "recogiendo todo el cúmulo de circunstancias y aportaciones se ha llegado al compromiso de hacer una propuesta que tiene que ver mucho con la trayectoria de Antonio Gala, con su trayectoria como literato, como dramaturgo y hombre de la cultura para que su recuerdo quede siempre ligado a esta ciudad", de ahí que la propuesta sea que la Biblioteca Central, en Ronda del Marrubial, lleve su nombre, algo que se aprobará en próximos días en la Junta de Gobierno Local. 

Al respecto, ha comentado que "hasta ahora la biblioteca se nombraba como biblioteca de Lepanto, por estar en Lepanto", si bien "es muy acertado, dado que gran parte de la trayectoria de Antonio Gala estuvo ligada a la literatura, que esa biblioteca lleve su nombre y pasará a ser Biblioteca Antonio Gala". 

En segundo lugar, "como también fue una persona ligada durante toda su trayectoria al mundo del teatro, con una importante aportación", ha avanzado que se prevé colocar un busto de Antonio Gala junto al Gran Teatro, un busto para el que el primer edil ha abogado por llegar a un consenso con la Fundación para su encargo y considera que sería "original" que lo hicieran antiguos alumnos. 

Además, ha mencionado que la semana pasada ha participado en el marco de la Semana Gala en un coloquio con la exalcaldesa Rosa Aguilar y hubo "la oportunidad de hablar largo y tendido sobre lo que ha supuesto Antonio Gala para la ciudad y cómo seguir trabajando para que la Fundación, que tiene su legado, vaya adelante". 

EL ENCUENTRO EN EL DÍA DE SAN ANTONIO

Mientras, Francisco Moreno ha declarado que "el busto será uno de los lugares que se visitarán en Córdoba" y en torno al cual se celebrará un acto anual por el día de San Antonio, el 13 de junio, de la mano de la Fundación, "con permiso del Ayuntamiento", a modo de encuentro poético-musical en el que "jóvenes poetas de la fundación y músicos puedan tener un encuentro de tarde-noche en honor de Antonio", para que "ese busto tenga vida, que no quede ahí, sino que cada año se visite y se alabe con la música y poesía". 

Entretanto, ha agradecido a "la ciudadanía de Córdoba, en general, el interés y el afecto mostrado para la figura de António, para que quede reconocida permanentemente en un espacio de la ciudad y que su recuerdo, además de ser un recuerdo de sentimiento, sea un recuerdo de realidad". 

Respecto a la idea de nombrar al Gran Teatro como Antonio Gala, propuesta que lleva el PSOE este jueves al Pleno tras la iniciativa ciudadana con la recogida de más de 27.000 firmas, Bellido ha explicado que "se podían dar múltiples y varias perspectivas", precisando que sería "Gran Teatro Antonio Gala y más que el nombre sería el apellido, porque el Gran Teatro tiene un nombre de 150 años, que no lo iba a perder", si bien ha defendido que "merece la pena que sea algo único, no que sea un apellido, que al final incluso si hubiera acabado perdiendo, porque cuando una cosa tiene un nombre, que es el Gran Teatro, aunque se le ponga el apellido de Antonio Gala, siempre va a seguir siendo el Gran Teatro". 

Por tanto, el regidor cree que "merecía la pena buscar un homenaje que fuera más propio, más único y que fuera el nombre y no sólo el apellido". 

La Biblioteca Central de Córdoba pasará a llamarse Antonio Gala