sábado 19/6/21

El obispo Demetrio Fernández no entiende por qué "a estas alturas hay toros, patios y cacharritos" y no procesiones

Arenal Park. | José León.
Arenal Park. | José León.

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, ha dicho esperar de "las autoridades" que las expresiones públicas de fe, que se producen en forma de procesiones, entre otras maneras, reciban el mismo trato que han tenido en Córdoba las corridas de toros, celebradas este pasado fin de semana, o los patios, abiertos hasta este pasado domingo y han tenido centenares de miles de visitantes, o las atracciones de feria, que están abiertas desde el pasado viernes y hasta el próximo 30 de mayo en El Arenal.

En este sentido y durante su homilía en la misa que presidió este domingo en la Catedral de Córdoba con motivo de la 'Solemnidad de la Ascensión del Señor', Demetrio Fernández se dirigió a las cofradías de Gloria presentes en el principal templo de la Diócesis con sus estandartes y las invitó a vivir "la alegría de la resurrección, del triunfo de Cristo sobre la muerte, sobre el pecado y sobre Satanás", y a que manifiesten esa alegría.

En este sentido, al obispo le pareció "curioso" el hecho de que "a estas alturas hay toros, Patios y cacharritos" de feria, "pero todavía no hay procesiones", preguntándose por ello si son "contagiosos los creyentes", siendo ésta, a su juicio, "una reflexión que hemos de hacer, ¿o lo dejamos para último?", al partir de la premisa de que los cristianos "no se van a quejar ni van a hacer manifestaciones".

Pero lo cierto, según ha argumentado Demetrio Fernández, es que "no llegaremos a la libertad religiosa mientras no podamos expresarnos también en público, como los demás, sin ningún privilegio", y "con todas la medidas sanitarias, sin ninguna excepción. Pero necesitamos expresar públicamente en las calles la fe que profesamos, y esta necesidad viene reconocida en la libertad religiosa que nuestra Constitución consagra".

Eso es algo, según anunció, que los cristianos van a pedirle "al Señor, y se lo pedimos a las autoridades, que nos echen una mano, no sea que --ironizó-- esto de la fe y de la religión y de sus expresiones sea lo más contagioso del mundo, y por eso haya que evitarlo".

A este respecto, el obispo ha recordado que, "en todas las manifestaciones religiosas que se han hecho durante la pandemia, los cristianos, los creyentes e incluso la gente sencilla, han sido ejemplares, observando todas las normativas que mandan las autoridades".

En consecuencia, "esperamos que pronto, primero porque la pandemia sea desterrada, y segundo porque se atienda este derecho" de los cristianos y se permitan las procesiones, ya que "la libertad religiosa no es solo que nos dejen creer, que hasta ahí podíamos llegar", sino que "la libertad religiosa consiste en que nos dejen expresarlo", porque "no somos menos que los Patios ni los cacharritos".

Por eso, Demetrio Fernández insistió en que "la fe de la Iglesia necesita expresarse también en la calle, con todas las normativas que nos pongan y que las observaremos puntualmente", pues así podrán los cristianos cumplir la "tarea evangelizadora" que les dio Jesucristo, en cuanto a "predicar el Evangelio" con sus vidas, palabras y con su "testimonio", de forma que, "esa fe que viene desde Jesucristo hasta nuestros días, nadie podrá arrancárnosla, y queremos expresarla, para que contagie al pueblo santo de Dios".

Comentarios