sábado. 02.03.2024

Según fuentes de UGT SP, la publicación de la Ley 4/2019 de Mejora de las condiciones para el desempeño de la docencia y la enseñanza no habría hecho recuperar las condiciones laborales de los docentes andaluces, que se mantendrían por debajo de la media de la OCDE y de los 25 países de referencia de la Unión Europea, la UE25.

Varo destacó el trabajo realizado desde UGT que, señaló, “posibilitó en la anterior legislatura llegar a un acuerdo por el que se produjo un aumento de los salarios por encima de la media en España, algo impensable sólo unos meses antes de iniciar las conversaciones en la mesa de negociación”. Sin embargo, explicó, “la posición inamovible de los ugetistas para poder cerrar el acuerdo definitivo forzó a la consejería a ceder en nuestras pretensiones”.  A pesar de esto, Juan Carlos Varo denunció que, “debido a la inflación, el poder adquisitivo del docente ha vuelto a ser precario, por lo que volvemos a la casilla de salida donde UGT ha recuperado ya la lucha por la dignificación salarial hasta conseguir un salario que reconozca la importancia de la labor docente”.

No obstante, el secretario ugetista recordó que “otros objetivos históricos en UGT, como son la bajada de las ratios, la eliminación de la carga burocrática o la reducción de las horas lectivas aún están por lograr”, y mostró su preocupación porque “consideramos que si el resto de sindicatos con representación en la mesa hubiesen defendido desde el principio estas propuestas o hubiera un frente común para conseguirlo todo sería mucho más sencillo que trabajar sobre la base de que aparenten trabajar para algo que no son capaces de luchar con la fuerza necesaria a la hora de la negociación, uno de los fuertes de nuestro sindicato, como así demostramos en multitud de ocasiones”.

El sindicato exigió recientemente la vuelta a la carga lectiva anterior a los recortes, que fijaba 20 horas para el profesorado de Infantil y Primaria y 18 para el de Secundaria y Bachillerato, como paso previo para reducirla a 18 horas en Infantil y Primaria y 15 en Secundaria y Bachillerato. Según destacó Varo, “esto supondría poder contar con más horas para preparar, evaluar, coordinar o formarse y, al tiempo, contribuiría a disminuir el desgaste que lleva implícito un número excesivo de horas de docencia directa y de carga burocrática”.

Otro de los elementos imprescindibles para “una negociación de principios”, según indicó el secretario de Enseñanza de UGT SP Córdoba, sería la reducción de las ratios o número de alumnado por clase ya que, precisó, “aunque la normativa en vigor, que no se ha actualizado desde 2010, fija unas ratios máximas de 25 alumnos para Educación Infantil y Primaria, 30 para Secundaria y 35 para Bachillerato y corresponde al Ministerio de Educación y Formación Profesional la competencia de fijar ese número máximo, existe un nutrido conjunto de decretos autonómicos, resoluciones, ordenamientos, circulares o instrucciones que mejoran las condiciones establecidas en la normativa estatal en todas o en algunas etapas y sería necesario rebajar ese número, que en muchos casos ni se cumple, para garantizar una enseñanza de calidad y eliminar una sobrecarga al profesorado, lo que permitiría mejorar sustancialmente los resultados académicos y una atención más personalizada en las aulas”.

Finalmente, Varo recordó la reivindicación que desde UGT SP se hace sobre los docentes de más de 55 años para que “puedan recortar sus horarios lectivos voluntariamente y sin reducción de haberes, y sin estar supeditada esta concesión a las necesidades de los centros, como ocurre en la actualidad” subrayó.  

UGT exige recuperar las condiciones laborales previos a los recortes educativos