viernes. 14.06.2024

UGT Servicios Públicos (UGT SP) de Córdoba, denunció hoy las reuniones mantenidas en el día de ayer entre la dirección médica de varios centros de salud del distrito sanitario Córdoba, entre ellos el Azahara, y los médicos de familia de dichos centros, en los que se informó a los facultativos que, a partir de ahora, tendrían que “hacerse cargo de la atención médica de los niños de 11 a 13 años por falta de pediatras”, señalaron fuentes de estos centros.

La delegada de UGT SP Córdoba y médica, Carolina Torres, señaló que “no es de recibo que, tras el compromiso adquirido con los sindicatos de limitar el cupo de pacientes,  nos incluyan ahora a menores de entre 11 y 13 años impidiendo que ese cupo realmente pueda llegar a cumplirse, menos aún tratándose de usuarios en edad adolescente, con todas las exigencias propias de estas edades, como la revisión de los 12 años o la aplicación de las vacunas correspondientes, lo que provocará más lentitud y retrasos, algo que en estos momentos no nos podemos permitir”.

Por su parte, la secretaria de Sanidad y Servicios Sociosanitarios de UGT Córdoba, Mari Carmen Heredia, lamentó que “esta situación no sólo es incomprensible desde un punto de vista meramente estadístico sino que, además, supone una clara discriminación entre unos menores, que serán atendidos por especialistas pediatras y otros que lo serán por médicos de familia que, siendo su preparación plena y garantista, carecen del periodo que entendemos es necesario para acostumbrarse a las necesidades específicas de niños, especialmente de 11 y 12 años, lo que les tendrá que llevar a un tiempo de adaptación, un tiempo del que todos sabemos que en estos momentos no disponen”.

Heredia instó a la delegada de Salud, María Jesús Botella, a solucionar esta situación y a proporcionar los pediatras que sean necesarios para cubrir los servicios en estos centros ya que, aseguró, “desde hace años estamos esperando mejoras en los servicios sanitarios, especialmente en los de Atención Primaria y, hasta el momento, sólo podemos decir que somos testigos de un deterioro continuado que el sistema, los profesionales y la ciudadanía están sufriendo cada día y sobre el que están pagando las consecuencias con un lamentable descenso de la calidad asistencial, algo inaceptable en un derecho fundamental en nuestra sociedad como es el de disponer de una sanidad pública de calidad”.

Por otra parte, la secretaria ugetista señaló que “esta nueva circunstancia se une al revés que la plantilla de médicos de familia de este distrito sufrió recientemente al ser obligados a cubrir guardias en los servicios de urgencias y, como consecuencia directa, ya hemos experimentando cómo algunos de nuestros médicos buscan una alternativa en otras comunidades en las que las condiciones laborales, económicas y el reconocimiento a su labor sea más adecuado, por lo que, desde este sindicato, no podemos ser cómplices de un agravamiento de la situación con medidas que aumentan, más si cabe, la frustración y la falta de interés de los nuevos profesionales por puestos de trabajo en los que se les exige muy por encima de lo que corresponde y en unas condiciones nada óptimas para que decidan quedarse, agravando aún más la falta de facultativos que la Administración de la Junta está usando como excusa para desmantelar nuestro sistema sanitario y apostar por la privatización, in extremis, de los servicios sanitarios”.

UGT alerta de la intención de que médicos de familia atiendan a menores de entre 11 y...