sábado 16/10/21

13 familias de la barriada del Ángel de Alcolea consiguen las escrituras del suelo sobre el que levantaron sus viviendas 3 años más tarde

La Junta de Andalucía ha autorizado la enajenación de los terrenos de la vía antigua pecuaria, tras un largo proceso

Barriada del Ángel2

Trece de las familias que residen en las 98 viviendas que conforman la barriada del Ángel, en el distrito de Alcolea, en el término municipal de Córdoba, ya son propietarias del suelo sobre el que levantaron esas construcciones, tras haber firmado las escrituras de propiedad una vez que la Junta de Andalucía ha autorizado la enajenación de esos terrenos, que en su día formaron parte de la vía pecuaria conocida como Cordel de Alcolea.

Tras un largo proceso que ha durado años, al cual se ha dado el empuje definitivo durante la presente legislatura, ha sido posible que los primeros 14 residentes en esa barriada firmen las escrituras públicas de enajenación de esos terrenos, procedentes de la desafectación parcial de la vía pecuaria Cordel de Alcolea. Al acto de firma, celebrado en la Gerencia Municipal de Urbanismo de Córdoba, han asistido junto al notario Rafael Díaz Vieito, el director provincial de la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía (AVRA) en Córdoba, Rafael Gil, y el presidente de la GMU, Salvador Fuentes, así como los vecinos firmantes de las escrituras.

La barriada del Ángel se sitúa al sureste del núcleo urbano de Alcolea, en la margen opuesta del Guadalquivir, próxima a la antigua carretera N-IV y a la vía férrea Madrid-Cádiz. Las viviendas que la conforman ocupan un tramo de la antigua vía pecuaria Cordel de Alcolea de 750 metros de suelo urbano, y otros 150 metros de suelo urbanizable.

En base a esa clasificación, el Ayuntamiento solicitó a la Junta de Andalucía la desafectación de dicho tramo, que fue aprobada por la Consejería de Medio Ambiente en 2005. Dos años después, en 2007, la Consejería de Hacienda cedió a AVRA los terrenos desafectados, con el fin de permitir el acceso a la propiedad de los mismos a los ocupantes históricos legitimados para ello.

El siguiente paso en el proceso lo dio la Agencia, cuyo Consejo Rector acordó en octubre de 2015 acometer la regularización de esos suelos mediante enajenación, permitiendo así que puedan pasar a propiedad de quienes en su día edificaron las viviendas sobre estas parcelas, a un precio asequible, entre 35 y 41 euros por metro cuadrado.

El proceso dio un paso más en diciembre de 2016, con la firma de un convenio de colaboración entre el Ayuntamiento y la Junta, por el que se abría a los afectados la posibilidad de realizar los trámites para adquirir la propiedad de las parcelas en las que están sus viviendas, al tiempo que AVRA cedía al Ayuntamiento los terrenos calificados en el Plan General como viales, zonas verdes y suelo para equipamiento, para destinarlos al uso público.

Una vez firmadas las primeras escrituras de propiedad de esas 13 parcelas, la Consejería de Fomento, a la que está adscrita AVRA, seguirá trabajando con el objetivo de facilitar al resto de familias cuyas viviendas se levantaron sobre estas parcelas la regularización de su patrimonio, mediante la transmisión de la titularidad de dichos suelos a su favor.

Comentarios