martes 2/3/21

Solidaridad Cofrade: La Hermandad del Caído recluta voluntarios para ayudar a mayores y necesitados de su barrio

Pide el tiempo de sus hermanos para ayudar a los más mayores y necesitados de su barrio en tiempos de tercera ola de contagios
Hermandad Jesús Caído de Córdoba
Hermandad Jesús Caído de Córdoba

En tiempos donde la pandemia continua y parece que la luz al final del túnel se aleja, las familias más necesitadas de recursos y las personas mayores necesitan más ayuda que nunca. Unos mayores en algunos aspectos desamparados y delicados ante el Coronavirus al ser grupo de riesgo, es aquí donde la religión entra en juego, donde ningún hermano o vecino debe de estar desamparado. O esa es la idea de la Hermandad de Jesús Caído y de Nuestra Señora del Mayor Dolor en su Soledad, la ayuda social a su barrio.

Para este bonito cometido, la hermandad ha comenzado a realizar un proceso de reclutamiento de voluntarios que quieran ayudar, no solo de manera económica, sino con un componente probablemente con los tiempos que corren, aun más valioso: el tiempo. De esta manera Enrique González Kweech, vocal de Caridad y Obra Social de la hermandad, ha insistido en la importancia de la creación de un grupo voluntario grande que sea capaz de "llegar a más personas, recaudar más dinero y desarrollar más actividades. Estamos trabajando para intentar ayudar al mayor número de personas necesitadas".

Un grupo de voluntarios que comenzará a ayudar a aquellos propios hermanos de la cofradía que lo precisen, en tiempos tan duros. Un trabajo social que ya realizaba con anterioridad la Hermandad del Caído cordobesa, pero con vistas de llegar más allá y "unificarlo todo" en palabras propias de Juan Rafael Cabezas, hermano mayor del Caído. Esto se pondrá en conjunto en la nueva y creada, Comisión de la Caridad, integrada por miembros de la Junta de Gobierno y de la hermandad.

Estas personas "necesitan algo tan sencillo, como importante, como es la compañía de otra persona", según expresa la circular que la vocalía de Caridad y Obra Social de la Hermandad del Caído ha transmitido a todos sus hermanos, para que procedan a realizar el voluntariado mediante hacerles la compra, ir por ellos a la farmacia, recoger medicinas o simplemente, acompañarlos al médico, para que dichas personas no se sientan tan solas.

Si hay algo que realmente preocupe a esta solidaria hermandad, es que en tiempos tan complicado que vivimos en plena tercera ola de contagios de la pandemia algunas personas no posean los recursos económicos suficientes o de otro tipo. Al igual que el resto de hermandades, el Caído realiza a lo largo del año una continua labor social, que aunque menos mediática no deja de ser importante, como puede ser su aportación a los Bancos de Alimentos, el Convento de Madres Capuchinas o Cáritas Parroquial.

Comentarios