viernes. 09.06.2023

El Consejo de Administración de la Empresa Municipal de Aguas de Córdoba (EMACSA), presidido por Ramón Díaz-Castellanos y reunido de forma urgente y extraordinaria, ha aprobado el cierre del ejercicio 2022 con una formulación de las cuentas e informe de gestión marcados por la sequía y la crisis energética. A pesar de este escenario, la empresa ha logrado presentar un resultado positivo algo superior a 1,5 millones de euros y alcanzar hitos tan notables como la organización del congreso nacional de AEAS, el lanzamiento de la nueva imagen corporativa, la puesta en marcha de la APP ‘Fuentes de Córdoba’ y el proyecto de Transformación Digital.

Entre los citados hitos destaca el hecho de que Córdoba se erigiera en septiembre de 2022 como la capital del agua en España gracias al XXXVI Congreso de AEAS, con EMACSA como anfitriona. Este encuentro de carácter nacional contó con una participación de más de 600 congresistas y situó a EMACSA como referente nacional del sector del abastecimiento y saneamiento.

Otro de los logros más sobresalientes fue la presentación del proyecto de Transformación Digital, que incluye actuaciones como la implantación de sistemas de monitorización y la digitalización de procesos, así como la inteligencia artificial y la geolocalización, entre otros. La APP Fuentes de Córdoba y la nueva imagen corporativa de la empresa pública cierran un año de gran actividad y enmarcado en un proceso de cambio y mayor eficiencia, excelencia y sostenibilidad medioambiental.

En lo que respecta a la cuenta de pérdidas y ganancias, el pasado ejercicio presentó un resultado positivo superior a 1,5 millones de euros a pesar de haber tenido un leve descenso del consumo. Sí han tenido un efecto contrario en ciertas partidas de gasto, sin embargo, los aprovisionamientos. Díaz-Castellanos ha explicado que el descenso de agua facturada tiene que ver con “la estrategia de promover un mejor aprovechamiento del agua como bien escaso e imprescindible para la vida, a través de distintas medidas, como la dotación de importantes partidas y el permanente esfuerzo material y humano para la renovación de redes de distribución minimizando las pérdidas por averías y la permanente vigilancia de las redes por medio de telecontrol centralizado detectando cualquier incidencia en la red para actuar de manera ágil y eficaz en caso de avería y minimizar pérdidas de agua”, entre otras actuaciones.

El presidente de EMACSA, al referirse al esfuerzo inversor, ha destacado asimismo las intervenciones “en numerosas instalaciones, tanto de abastecimiento y saneamiento como en diversos edificios, para garantizar la prestación del servicio, la mejora en su calidad, la adaptación a las nuevas tecnologías y el respeto al medio ambiente”.

La sequía y la crisis energética marcan el cierre económico de 2022 en EMACSA
Comentarios