martes 19/1/21

El sacerdote condenado por abusar de 4 menores en Córdoba elude la prisión con 20.000 euros de fianza

Ciudad de la Justicia de Córdoba - José León.
Ciudad de la Justicia de Córdoba - José León.

El sacerdote miembro de la Orden de Frailes Menores Franciscanos (OFM) de Córdoba fue condenado a 20 años de prisión por abusar de forma continuada de cuatro alumnas mientras impartía clases de Religión. El fraile ha conseguido eludir la prisión provisional después de pagar 20.000 euros como fianza.

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial pidió su ingreso en prisión provisional sorteable con el pago de una fianza de 20.000 euros. El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha confirmado que la defensa de el acusado ha abonado la cantidad necesaria. De esta forma, ha quedado en libertad provisional con retirada de pasaporte, prohibición de salida de territorio nacional y obligación de comparecer en sede judicial semanalmente.

La Orden de Frailes Menores Franciscanos interponer un recurso de apelación ante el TSJA contra la sentencia que le condenaba por abusar sexualmente de varias alumnas de Tercero y Cuarto de Primaria de la ciudad de Córdoba. La OFM ha defendido al acusado apelando a la Constitución. “Cualquier persona tiene derecho al principio constitucional de presunción de inocencia y a ser juzgado por una segunda instancia, cuando la sentencia desfavorable aún no es firme”, han afirmado. No obstante, han aclaro que siguen estando ”a disposición de las presuntas víctimas y sus familiares, lamentando el daño que la misma denuncia haya causado”.

La Audiencia ha declarado al sacerdote culpable del abuso sexuales de niñas menores a 13 años de forma continuada con prevalimiento de su condición de profesor. La sentencia es de un total de 20 años, 5 por cada una de las niñas de las que ha abusado. Además, no podrá volver a realizar cualquier oficio o profesión que tenga relación con personas menores de edad.

El acusado deberá indemnizar con 16.000 a las cuatro víctimas de las que ha abusado. La Fiscalía pedía para el acusado de 40 años penas de prisión que llegaban hasta los 30 años.

La Audiencia ha considerado como prueba fundamental del delito las declaraciones de las víctimas. “La correspondencia del relato en lo fundamental con lo primeramente relatado a la Policía, unida a la ausencia de móviles espurios que explicaran las imputaciones, permite atribuir a las exploraciones efectuadas en el juicio la persistencia suficiente para acreditar el relato que, en ella, efectuaron las menores”, afirma la sentencia. La declaración que el propio sacerdote dio en el juzgado ha sido considerado también como prueba, ya que afirman que parte de los hechos que ha explicado “corroboran el relato de las niñas”.

Comentarios