jueves. 23.05.2024

El lunes comienza el proyecto de rehabilitación de la Plaza de la Corredera, la cual lleva bastante tiempo en mal estado de conservación y limpieza, con el vandalismo y las pintadas como principal enemigo del emplazamiento cordobés. Salvador Fuentes, Teniente de Alcalde de Urbanismo de Córdoba avanzó hoy la actuación que comenzará el 27 de marzo y que, tras un medido estudio técnico, abarcará el pintado de los pilares y los soportales de la plaza, los cuales están en mal estado.

Y es que no es algo sencillo, pues se estudió un material de pintura que tapase sin problemas las pintadas y que fuese menos costoso que el estuco, pues este es el utilizado actualmente. Esta actuación de rehabilitación contará con un presupuesto inicial de 30.000 euros para limpiar los diferentes grafitis de la plaza y el pintado de los soportales de la plaza.

Por otro lado, desde Urbanismo también se está estudiando la posibilidad de modernizar las lámparas de la plaza, diseñadas por el arquitecto y reformador de la misma, Juan Cuenca, las cuales fueron retiradas hace unos meses para su nueva instalación. El edil se justificó de la tardanza de estas mejoras por la complejidad técnica que lleva el trabajo y la necesidad de compatibilizarlo con la preservación del patrimonio de la capital cordobesa, pues la Plaza de la Corredera es un Bien de Interés Cultural (BIC) protegido.

Campaña contra las pintadas y el vandalismo

Salvador Fuentes se mostró muy crítico con este tipo de actividades que atentaban contra el patrimonio cordobés y que suponen "un daño incalculable a la ciudad". Y es que este vandalismo no solo consiste en pintadas, sino en el mal uso de la plaza con el apilamiento de enseres de la hostelería, tales como sillas y mesas, o la colocación de ganchos en los soportales.

En este sentido, el arquitecto y jefe de Arqueología de la Gerencia de Urbanismo, Juan Murillo, ha recordado que determinados actos vandálicos sobre inmuebles BIC pueden ser delitos contra el patrimonio.

Un material menos costoso que el estuco

Hasta ahora la plaza ha pintado los pilares y soportales con estuco, un material que, aunque es bueno y tapa las pintadas, acaba resintiéndose y necesitando de una renovación con el tiempo. Por lo que desde Urbanismo se busca un material con resultados similares, pero con menor coste que el caro estuco.

Para esta labor, la elegida ha sido la pintura de silicato, que tiene la capacidad de proteger las columnas y resulta mucho más eficaz a la hora de eliminar las pinturas de los pilares de la plaza, además de ser más barato que el costoso estuco, siendo un ahorro a largo plazo para el Consistorio cordobés en cuestiones de mantenimiento.

Urbanismo presenta el plan de rehabilitación de la Plaza de la Corredera