lunes 6/12/21

Los Equipos de Tratamiento Familiar tratan a más de 12.000 menores andaluces al año

Estos buenísimos datos han sido compartidos por la Consejera de Igualdad Rocío Ruíz con motivo del VI Encuentro de este programa.
Rocío Ruíz, compartiendo los datos del programa ETF.
Rocío Ruíz, compartiendo los datos del programa ETF.

La consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía, Rocío Ruiz, ha inaugurado hoy de forma telemática unas jornadas sobre los Equipos de Tratamiento Familiar (ETF) en Córdoba, donde ha dado cuenta de que más de 12.000 menores y adolescentes son atendidos en Andalucía desde la puesta en marcha de este programa, de forma que las intervenciones llevadas a cabo gracias al mismo han evitado en más del 80% de los casos la separación del medio familiar, por lo que los niños y las niñas pueden permanecer en su hogar junto a sus familias.

La consejera ha comenzado su intervención destacando que es un honor participar en unas jornadas que “suponen una nueva oportunidad de aprendizaje e intercambio de experiencias de los equipos de tratamiento familiar, cuya formación continua es imprescindible para garantizar la atención especializada y de calidad que debe distinguir a nuestro sistema de protección a la infancia y adolescencia”. Asimismo, Ruiz señaló que con la celebración de estas jornadas se demuestra “que el bienestar de la infancia y la adolescencia, la preocupación por que nuestras niñas y niños crezcan en las mejores condiciones posibles, es un asunto que despierta mucho interés, lo que dice mucho de nosotros como sociedad”.

A este respecto, la ley de Infancia y Adolescencia promovida desde la Junta de Andalucía asegura la protección de estos menores contra todas las formas de violencia, principalmente mediante la adopción de medidas orientadas a la prevención y la intervención temprana, trabajando directamente con las propias familias implicadas. La norma anterior tenía ya más de 20 años de antigüedad, por lo que se encontraba completamente desactualizada y ajena a la realidad actual. “A base de diálogo y entendimiento hemos logrado que ya esté en vigor una ley adaptada al siglo XXI, una ley que contempla la protección de los niños y niñas frente a riesgos de la sociedad actual como el acoso, el bullying, las adicciones y los peligros en internet, y que se sitúa a la vanguardia en nuestro país al ser la primera en recoger el derecho de los y las menores y adolescentes a crecer en familia, el entorno más adecuado para su pleno desarrollo emocional y físico”, ha destacado la consejera.

Este programa es un recurso preventivo que consiste en la administración a las familias de un tratamiento específico e integrador que permita la adquisición de pautas rehabilitadoras que compensen la situación de riesgo que pueda afectar directa o indirectamente al bienestar de los y las menores, con dos subprogramas diferenciados: un subprograma de reunificación familiar y un subprograma de tratamiento a familias con menores en situación de riesgo, que centra las jornadas.

El ETF tiene por objetivo mitigar los factores de riesgo que puedan ocasionar la separación del menor de su familia, así como capacitar a la propia familia para dar una correcta atención a sus hijos e hijas, evitando cualquier conducta negligente o maltratante, garantizando así la seguridad y la integridad básica de los menores. Asimismo, con este subprograma también se quiere lograr que la familia funcione de manera autónoma y adecuada, de manera que los y las menores tengan una atención y cuidados acordes a sus necesidades.

En cuanto a los destinarios, el Programa de Tratamiento Familiar con menores en situación de riesgo tiene como objeto de atención las familias con menores a su cargo en situación de riesgo social, las familias monoparentales con hijos e hijas menores de 18 años en situación de dificultad social y las familias en cuyo seno se han detectado situaciones de violencia que afectan directa o indirectamente a los menores a su cargo.

Precisamente, para la Consejería de Igualdad los ETF son una pieza clave del sistema de protección de los y las menores. Así, desde la Junta de Andalucía se ha blindado en los presupuestos “el compromiso firme y real de este Ejecutivo con las políticas sociales y la protección de los andaluces que más lo necesitan. Entendemos que es deber de los poderes públicos y desde los distintos ámbitos, públicos y privados, asegurar la protección de la infancia y la adolescencia contra todas las formas de violencia, principalmente mediante la adopción de medidas orientadas a la prevención y la intervención temprana. Para ello, destinamos 27,5 millones a las actuaciones de prevención y detección de situaciones de dificultad, conflicto o riesgo social de los menores en su propio entorno. De ellos, 13,8 millones son para equipos de tratamiento familiar y 11,8 millones de euros para ayudas económicas familiares”, ha detallado Ruiz.

Más de un 25 % de niños están expuestos a violencia de género

Entre los factores e indicadores de riesgo asociados a los y las menores tendidos por los ETF, uno de los datos más destacados es que uno de cada cinco (un 27,22 %) están expuestos a violencia de género en Córdoba. Además, la consejera no pasó por alto una fecha tan señalada como la del 25 de noviembre, donde se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer. “Para combatir esa vulneración de los derechos humanos, el Instituto Andaluz de la Mujer pone a disposición de las mujeres víctimas y sus familias una serie de servicios especializados que, a través de sus Centros Provinciales y en conexión con la red de recursos, ofrecen información sobre los derechos y oportunidades de las mujeres”, ha manifestado.

Asimismo, Ruiz ha adelantado que desde la Consejería de Igualdad se pretende dar un impulso aún mayor al servicio de los ETF, y por ello ya se encuentra en proceso de información pública el nuevo proyecto de decreto por el que se regula el programa de tratamiento a las familias con menores en situación de riesgo o desprotección. Un proyecto con el que se pretende sincronizar este programa a la ley de Infancia o al procedimiento de actuación ante situaciones de riesgo y desamparo de la infancia y adolescencia en Andalucía (SIMIA). “El nuevo decreto supone en la práctica afianzar la continuidad del servicio y dar estabilidad a los equipos de tratamiento familiar con la eliminación de trámites o de la firma anual de convenios con las entidades locales. Además, continuamos trabajando desde la Dirección General de Infancia, y en colaboración con la Universidad, en la evaluación y eficiencia del programa, así como en la metodología para poder actualizar el Manual del Intervención que manejan estos equipos, y que desde ahora contará con un diagnóstico participativo y basado en evidencias”.

Los problemas comportamentales, el factor de riesgo con el porcentaje más alto de Córdoba

Finalmente, hay que destacar que de los 12.000 niñas y niños que han sido atendidos en Andalucía desde la puesta en marcha de este programa, en el último año en Córdoba hay 184 (un 32,51 %) y 358 (un 31,54 %) de familias y menores, respectivamente, en riesgo social, mientras que en reunificación existen 21 (un 3,71 %) y 39 (un 3,44 %) casos de familias y menores. En cuanto a los factores e indicadores de riesgo asociados a los y las menores, en Córdoba el número más elevado lo encontramos en los problemas comportamentales, con 367 casos (un 32,33 %), seguido de la exposición a la violencia de género y de los problemas psicológicos, con 301 casos (un 26,52 %).

Los Equipos de Tratamiento Familiar tratan a más de 12.000 menores andaluces al año
Comentarios