domingo 17/1/21

El New York Times incluye a Córdoba en su lista de 52 ciudades para visitar este año

Puente romano y Mezquita. - José León.
Puente romano y Mezquita. - José León.

The New York Times es uno de los periódicos más prestigiosos, no solo de los Estados Unidos, sin del mundo entero entre lo que se considera periodismo de calidad, cientos de años de historia a sus espaldas lo avalan como uno de los más influyentes de nuestra era. Todos los años, al comienzo del mismo el medio realiza una lista de ciudades a las que, gracias a la ayuda de un "ejercito de fotógrafos" visitan para añadirlas a dicho listado.

Este año las cosas han cambiado, como con todo en nuestras vidas, el Coronavirus ha cambiado la forma de actuar de las personas del globo, la pandemia no permitía un desplazamiento de personas entre países masivo que digamos, y los viajes turísticos iban a estar limitados para evitar la propagación y contagios. Por lo tanto este año, el periódico neoyorquino decidió recibir recomendaciones de los lectores, mencionando ciudades que mereciesen entrar en la lista de "ciudades para visitar".

De las más de 2000 solicitudes y recomendaciones que llegaron al medio, este eligió 52, y entre ellos figura Córdoba. Todo gracias a la recomendación de Fernando Moreno Reyes, un director de marketing de Madrid, que decidió recomendar al medio estadounidense la ciudad de Córdoba. El hombre, nacido en Córdoba, explicó al medio en su recomendación que su apreciación por la ciudad cordobesa no llegó hasta que comió hummus en Jerusalén haciéndole entender la singularidad de la ciudad. “Degustando un puré de garbanzos, reconocí las técnicas del salmorejo, el puré cordobés de tomate y ajo pan”, señala.

La gastronomía es uno de los puntos fuertes de la ciudad, pero la recomendación no quedó ahí, el director de marketing destacaba la "convivencia mágica" de las culturas e influencias árabes, judías y cristianas a lo largo de la ciudad y sacando pecho al presumir de ser la ciudad con más lugares declarados Patrimonios de la Humanidad por la UNESCO que cualquier otra en el mundo entero. Solo palabras bonitas de Fernando Moreno sobre su ciudad natal. “Pero no son solo los hermosos edificios los que te hechizan. Las estrechas calles en primavera huelen a jazmines y azahares, y una vez al año, los residentes de la ciudad abren los patios interiores de sus casas, revelando intrincados jardines y dejando ver la parte íntima de sus vidas”, resalta.

Es cierto que como menciona Moreno, en muchas ocasiones, ya no solo los viajeros internacionales, sino los viajeros nacionales pasan por alto la ciudad de Córdoba, subestimándola frente a otras como Madrid, Barcelona o en su propia comunidad autónoma Sevilla, pero el director de marketing sabe a que se debe esto y lo explica en el final de la carta de recomendación: “La gente no conoce la historia de Córdoba. Para mí, la ciudad es un sueño hecho realidad”.

Córdoba no es la única localización española que figura dentro de la prestigiosa lista de 52 lugares de New York Times, ya que un lector llamado Sam Michaux que recordó en su reseña su visita al camino de Santiago junto a su abuelo católico de 80 años. “Nuestros paseos fueron oportunidades para que él me transmitiera, sin distracciones, la historia familiar y una vida de sabiduría, salpicada de corridas de toros y tapas”, asegura. 

“Nuestra primera caminata fue en 2007 después de que murieran dos de sus hermanos. No esperaba disfrutarlo; la idea era que estábamos ofreciendo nuestro sufrimiento por nuestros antepasados. En cambio, aprecié la meditación forzada y los compañeros de viaje que conocimos en el camino”, relata antes de confirmar que han vuelto varias veces a vivir dicha experiencia con otros miembros de su familia.

“Mi padre murió recientemente. Mi abuelo y yo esperamos volver al Camino el año que viene y caminar los últimos 100 kilómetros de la ruta francesa en su nombre. Para mi abuelo, completar el Camino liberaría el alma de mi padre del purgatorio. Para mí, sería una oportunidad para reflexionar, en agradecimiento”, finaliza.

Comentarios