viernes 30/10/20

El Parlamento Británico se hace eco de los avances de Córdoba y sus investigadores en el tratamiento contra el Covid

Imibic - Rupa Huq
Imibic - Rupa Huq

La reciente investigación  de Imibic y el Hospital Reina Sofía de Córdoba, constatando que el suplemento de vitamina D -calcifediol-, reduce significativamente la posibilidad de que los pacientes con Covid necesiten cuidados intensivos ha resonado con fuerza en el Parlamento Británico.

Varios parlamentarios de diversos partidos han pedido al responsable de Sanidad, Matt Hancock, que apueste por la administración de vitamina D para reforzar la  respuesta de Salud Pública frente al Covid-19, y han acogido los resultados del estudio presentado por los investigadores cordobeses y el rigor de su estudio como la prueba decisiva para exigirlo con determinación.

Previamente, el secretario de Salud había sido cuestionado por su aparente falta de conocimiento de los estudios sobre vitamina D y Covid 

Incluso, el pasado mes de septiembre Matt Hancock, el secretario de Salud llegó a decir en la Cámara de los Comunes que los ensayos en el Reino Unido, prometidos a principios de verano, habían descubierto que era ineficaz para ayudar a los pacientes con Covid o para prevenir que los pacientes contrajeran la enfermedad en primer lugar. Desafortunadamente, sin embargo, en cuestión de días, el Departamento de Salud se vio obligado a admitir que el gobierno no había realizado ningún ensayo clínico de este tipo.

Ahora, un grupo de parlamentarios de varios partidos, incluido el laborista Rupa Huq y el exsecretario del Brexit, David Davis, instan a Hancock a proporcionar suplementos de vitamina D en el Sistema Nacional de Salud Británico (NHS) o lanzar una campaña de Salud Pública sobre sus posibles beneficios. en la lucha contra el coronavirus.

La vitamina D es una sustancia química que nuestro cuerpo obtiene principalmente al sintetizarla a partir de los rayos del sol a través de la piel. La cantidad que obtiene de la luz solar depende de una variedad de factores, incluida la intensidad del sol y qué tan oscura es su piel, pero para una persona promedio 15-20 minutos al aire libre bajo la luz solar directa por día deberían ser suficientes.

También puede obtener vitamina D de ciertos pescados como el salmón fresco, el atún y la caballa, así como de la leche, algunos cereales, setas y huevos. Sin embargo, al cuerpo le resulta mucho más difícil sintetizar la vitamina D de la dieta.

Pero, ¿por qué necesitamos vitamina D?  Porque el cuerpo usa esta sustancia química para absorber calcio y ayudar al crecimiento óseo. Por lo tanto, la escasez está relacionada con el raquitismo, varios cánceres, enfermedades cardíacas y aumento de peso.

Además, numerosos estudios han demostrado que las personas con falta de vitamina D tienen más probabilidades de estar deprimidas, por ejemplo. Los científicos creen que la vitamina D puede desempeñar un papel en la función de la "hormona de la felicidad", la serotonina.

Cuando se trata de Covid, la investigación ha relacionado los altos niveles de vitamina D con un sistema inmunológico saludable, y se sabe que la vitamina tiene propiedades antiinflamatorias e inmunorreguladoras, además de estimular las células T y los macrófagos en el sistema inmunológico.

Los niveles bajos de vitamina D también se han relacionado con afecciones respiratorias que incluyen asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y tuberculosis, así como una función pulmonar disminuida, por lo que hay razones para pensar que puede tener alguna asociación con una enfermedad respiratoria como Covid.

El primer estudio de la Universidad de Córdoba a principios de este año encontró que una dosis alta de un suplemento de vitamina D -calcifediol-, redujo significativamente la posibilidad de que los pacientes con Covid necesitaran cuidados intensivos.

Además, un estudio de la Universidad de Birmingham sobre profesionales sanitarios encontró que aquellos con deficiencia de vitamina D tenían más probabilidades de contraer Covid.

Vadim Backman, de la Northwestern University en Illinois, descubrió en su análisis que tener niveles saludables de vitamina D "podría reducir la tasa de mortalidad a la mitad".

En resumen, existe evidencia de que la vitamina D tiene influencia en la prevención de que el Covid no empeore, incluso no siendo una solución para la enfermedad. 

Además, el estudio de los investigadores cordobeses ha sido un ensayo controlado aleatorio, el estándar de oro para la investigación médica, y sus hallazgos son tan notables y positivos  (la suplementación redujo el riesgo de un paciente de necesitar cuidados intensivos 25 veces), que el Gobierno Británico no puede permitirse ignorar por mucho más tiempo estas conclusiones.

Las advertencias hechas por parlamentarios como Davis y Huq tras las conclusiones del estudio de IMIBIC y Reina Sofía de Córdoba, solicitando una mayor suplementación de vitamina D se harán cada vez más rotundas a medida que nos adentramos en el invierno, donde la luz solar está menos disponible y es menos probable que nos proporcione la cantidad de vitamina D que necesitamos. 

Y dado que uno de cada cinco británicos ya tiene deficiencia de vitamina D (con tasas de hasta el 90% entre las personas negras y de piel morena), una campaña clara del Gobierno podría ser beneficiosa.

Comentarios